ALCOBENDAS

Carta del presidente de Tarbut Alcobendas

DAVID CARMONA

Como si en nuestro interior obrase una fuerza latente -algunos biólogos lo llaman memoria genética- una chispa de vida propiciada por el sonido del Shofar, la reverberación de una palabra o la interiorización de algún símbolo –quizás el dedo divino- ha puesto en marcha, un mecanismo dormido desde hacía siglos, para despertar en un tiempo determinado y para una acción concreta, manifestada en forma de sensaciones, estados de conciencia o sueños; en definitiva despertar para aflorar desde el interior más profundo, una consciencia ancestral que me liga íntimamente a mi ascendencia judía, perdida en algún momento del tiempo y ahora reencontrada. Misterio demostrado pero no descifrado y de antiguo conocido por los sabios cabalistas.

Mi nombre es David y mi apellido Carmona. Vivo en Alcobendas pero estoy íntimamente ligado a la ciudad de Toledo y a la Villa de Santa Olalla (Toledo) de donde es natural mi madre. Villa importante junto a su vecina Maqueda, desde el punto de vista histórico. Las crónicas del siglo xv relatan la existencia de una próspera y abundante comunidad Sefardí.

He constatado mi ascendencia criptojudia y me es grato comprobar como mi apellido Carmona es común en ciudades como Tel Aviv.

Mi agradecimiento al Dr. Saban por su invitación de ingreso en la red y comunidad Tarbut Sefarad.

David Carmona
Alcobendas

contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.