BRUSELAS

Carta de la presidenta de Tarbut Bruselas

ISABEL RODRÍGUEZ

Amigos de Tarbut Sefarad, desde Bruselas y como presidenta de Tarbut en esta ciudad, les agradezco su confianza y su bienvenida.

Espero dar a conocer nuestra cultura sefardí en esta parte del norte de Europa y también crear oportunidades de encuentros culturales en la capital europea .

Soy Isabel Rodríguez, vivimos en Bélgica pero hemos viajado mucho por el resto de Europa, África del norte, America del Sur, Rusia etc… Y como dice el poeta A. Machado «en todas partes he visto caravanas de tristeza… Gentes que cantan y sueñan». Tantas son las razones por las que debemos obrar para un diálogo entre las culturas. En este sentido, todo lo que he leído y podido ver en la red Tarbut me impresiona por su abertura de espíritu y su voluntad de compartir lo bello y lo claro.

Aunque la historia nos enseña lo que es discriminar o excluir, nosotros seguimos obrando con la esperanza del respeto hacía todos. Por eso mismo el conocimiento de sus antepasados, la transmisión de la cultura entre generaciones, así como la memoria histórica de lo vivido alimenta la tolerancia.
Cripto judía por mi abuela paterna (Pérez Roura) compartí esta realidad con mi padre (quien me lo revelo durante mí adolescencia). Hoy todo esto puede que parezca un poco romanesco.

Llevo años reflexionando sobre lo justo y lo posible, sobre lo que es ser «conversa», judía y por fin… me alegro por este «retorno» a lo nuestro.

Mis amigas de la comunidad judía de Sarajevo tienen mucho que ver en todo esto por el cariño y todo lo que me aportaron durante los cuatro años de nuestro pasaje en los Balcanes.

Gracias Ester, Elvira y gracias a vosotros por existir ahí donde estáis. También a mis amigos aquí en el centro judío laico de Bruselas donde actualmente participo en clases de hebreo (ulpan).

Esta ciudad cosmopolita en la que vivo desde tantos años y en la que comunidades tan distintas conviven cada día tiene mucho del Toledo del siglo XII y después. Uno puede ver todo lo positivo y bonito que es la diversidad, pero también lo difícil que resulta alguna vez esta convivencia. Pero como se suele decir «la luz surge del cruce de las ideas».

Hasta pronto,
Un abrazo de corazón.

Isabel Rodríguez
Bruselas, 6 de enero de 2010