CAMBRILS

Carta del presidente de Tarbut Cambrils

RAFAEL GIRÓN SÁEZ
 Shalom,

La humanidad está llegando a su mayoría de edad; ese momento en la civilización en que hay que responsabilizarse definitivamente de nuestro presente y futuro.

Los mitos que alimentaron las creencias de una humanidad ingenua están cayendo hoy en día, en gran parte gracias a los avances de la moderna historiografía, la cual ha avanzado enormemente en los últimos cuarenta años.


La gente tiene deseos (y el derecho) de conocer la verdad. Y la verdad es solo una: la que es y no hay otra. Ahora nos toca descubrirla (aunque quizás no nos guste), o confirmarla si resulta ser aquella en la que hemos creído; y en cualquier caso hemos de adaptarnos a ella…

El Dr. Saban es todo un ejemplo a seguir junto con el de otros ya que, en esta ansia de conocer la verdad (“la verdad os hará libres”), hay muchos investigadores caminando por ese duro pero apasionante sendero.

La cultura judía hay que conocerla, y tratar de explicarla, porque está en los orígenes de nuestra civilización occidental judeo-cristiana. No creo que convenga hacerlo por razones dogmáticas, religiosas, políticas o de mera curiosidad cultural, sino porque su conocimiento es pura y simplemente esencial.

Algo ocurrió hace unos 3.500 años atrás, que ha sido transmitido de generación en generación y que es la base de nuestra ética; algo insólito en la historia conocida de la humanidad: A Close Encounter of the Third Kind, dirían algunos. Nunca se ha tenido tan clara convicción de una relación tan directa entre una entidad sobrenatural (no terrenal) y el hombre. Y de ese encuentro y relación surge no solamente un mandato ético para la convivencia y el desarrollo humano, sino un pacto.

Cuando era niño estudiábamos oficialmente en España una asignatura de religión, que luego continuó en nuestra juventud durante todo el bachillerato y el curso preuniversitario. Recuerdo con nostalgia el libro “Historia Sagrada”, segundo grado, de la editorial Luis Vives S.A. de Zaragoza (edición de 1952, que conservo y releo gracias a una reciente reimpresión) y de autor desconocido para nosotros porque firmaba simplemente “el autor”. Había una primera parte que nos fascinaba, y con la que conectábamos con facilidad: la historia del Pueblo Elegido. Más de un centenar de páginas cuyo relato vivíamos como si nosotros fuéramos parte del mismo…

En la actualidad hemos llegado a la Luna, y hoy en día es incluso normal decorar nuestras casas con bellas fotos de Marte, las cuales nos resultan ya familiares y naturales. La aventura exterior no ha hecho sino comenzar; y eso que hace cincuenta años levantaba suspicacia y duras críticas entre los escépticos.

Todo lo trascendente para el hombre ha venido siempre del exterior, del “cielo”, que es hacia donde vamos ahora en un afortunado e imparable camino de regreso. Pero hay que comenzar partiendo del Sinaí…

Rafael Girón Sáez