CARACAS

Carta del presidente de Tarbut Caracas



CARACAS
Venezuela

ÓSCAR MAGO BENDAHÁN

Queridos hermanos:

No encuentro palabras para agradecer la honrosa distinción que se me ha concedido al nombrarme Presidente de Tarbut Caracas.

Es una distinción, sí, pero también un enorme compromiso que asumo con humildad. Me incorporo a este cargo como un simple miembro de la comunidad judeo-sefardita caraqueña que viene a trabajar duro, a aprender y a poner en práctica las sabias palabras que acabo de escuchar del distinguido Rabino Pinchas Brenner: "no venimos a este mundo a recibir sino a dar, a hacer felices a nuestro prójimo"

En la medida de que hagamos el bien -y ésta es una maravillosa oportunidad para hacerlo-, habremos cumplido parte de nuestra misión y nuestro deber con los judíos de nuestra comunidad venezolana.

En nuestra opinión el bien que puede hacerse a una comunidad a través de una organización cultural, es el fomento y rescate de sus valores, educar para desterrar la ignorancia. Afortunadamente la cultura sefardita es tan amplia que no será ningún trabajo obtener los materiales que la sustentan.

¿Cómo hacerlo?. La respuesta deberá darla la propia comunidad. Nuestra labor será la de simples y obedientes ejecutores de un mandato, y para ello buscaremos captar voluntades para formar un equipo coordinador.

Como nieto de judíos que emigraron de Marruecos a Venezuela a principios del siglo XX, e hijo de judía nacida en Caracas (Sara Bendahán de Mago), siento como miembro de la segunda generación venezolana de sefarditas, el deber de promover el rescate de nuestra riquísima cultura ancestral, las tradiciones peculiares que nos legaron nuestros antepasados, el pensamiento judío, el estupendo repertorio poético y musical ladino, el estudio del idioma Hebreo y del Ladino, sin olvidar la maravilla de la cocina que heredaron de sus ancestros nuestras abuelas y nuestras madres y que hoy continuamos sus descendientes, como la Adafina con sus doce o más horas de cocción y su característico toque de canela y clavo de olor, para alimentar a la familia en el Shabbat, día del descanso y de la prohibición de prender fuego según la prescripción talmúdica (Shabbat, capítulo 7, mishná 2); la Alboronía, el “Cuscuzú”, como llamamos en familia al Cuscus, la Orisa y tantos otros platos que conforman no solo una gastronomía sino una vasta cultura que debemos redescubrir cada día y darla a conocer al resto de la población.

Igualmente siento la obligación de continuar alertando sobre el peligro de la discriminación y de la intolerancia, de la que han sido víctimas no solo los judíos sino a toda la humanidad, porque el Holocausto es una herida moral que no se ha cerrado aun y que duele a todo ser humano, como les duele a mis alumnos de la Universidad Central de Venezuela, cuando año tras año los hago “vivir” más que estudiar el tema a través de documentales y de lecturas discutidas. La educación es la llave con que se abren las puertas de la paz, les digo siempre. El Tarbut es eso, misión de enseñanza, porque el conocimiento es libertad.

La cultura de paz y de justicia con propios y extraños es propia del pueblo judío y su promoción y rescate debe preocuparnos grandemente en este mundo de guerras y violencia. Recordemos a Isaías (56) cuando dio su mensaje de convivencia: …a los extranjeros …los llevaré a mi cerro santo y haré que se sientan felices en mi Casa de Oración. Así fueron acogidos en mi país nuestros abuelos sefarditas que llegaron de África y fundaron aquí sus familias y trajeron sus tradiciones con las que contribuyeron a enriquecer la cultura nacional.

Esa convocatoria que nos insta el profeta, a la felicidad del reencuentro con los valores más queridos de nuestra cultura y del intercambio de experiencias es la que aspiramos para todos nuestros hermanos sefarditas.

Y ahora, no sin agradecer una vez más este gran honor, solo me queda decir: ¡manos a la obra!

Oscar Mago Bendahán
8 de agosto de 2010
Currículum

contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.