Inicio PUÇOL
Carta del presidente de Tarbut Puçol
Sunday, 04 April 2010 10:47
There are no translations available.


PUÇOL
Valencia

JOSEP LLUIS USÓ I DOMÈNECH

Mi nombre es Josep Lluis Usó i Domènech. Tengo actualmente 65 años y soy profesor titular de Matemáticas en la Universitat Jaume I de Castellón, aunque desde este mismo curso estoy felizmente jubilado.

Siempre, y posiblemente por la tradición oral que la familia de mi abuela paterna era de origen sefardita, me ha atraído la cultura, la historia y la religión judía. Mi mejor amigo, desgraciadamente muerto, fue un sefardí. Fui becado por el Estado de Israel para investigar en la Universidad Ben Gurion of Neguev (Beer Sheva) y allí tengo uno de mis mejores amigos: el profesor Daniel Berend.

Desconozco si vive alguna familia judía en Puçol. La gente desconoce su historia y sería una sorpresa si conociera que en el 1438 un judío llamado Coler, consiguió del prior de los Agustinos el permiso para que los Franciscanos ocuparan una casa abandonada del Vall de Jesús. Este mismo judío valenciano restauró el edificio y después de no pocas diferencias de criterio, reclamaciones y escrúpulos de conciencia sobre la posesión del lugar, que se resolvieron con un Breve del Papa Pio II, los Franciscanos lo tomaron y fundaron el Convento del que fue celoso guardián el Beato Nicolás Factor.

Sabemos que el vino consumido por la comunidad hebrea de Valencia (Vi d’ullada, negrella) lo adquirían muchas veces directamente del productor. La participación judía en el comercio de vino estuvo muy restringida por el carácter kosher que éste tenía, lo que pudo inducir a que, por miedo a “contaminarse”, no se aplicaran a tratar con vinos cristianos, cosa que no siempre cumplieron. Unos documentos del siglo XIV confirman que los judíos valencianos tenían muchas viñas en los pueblos cercanos a la capital, sobre todo en la zona situada al norte de la misma, en Alboraia, Almàssera, Foios y Puçol, que unas veces trabajaban por su cuenta, como era el caso de Samuel Xucran, y otras las tenían dadas en arriendo. Cuando no bastaba la cosecha propia, la populosa comunidad recurría a la compra de uva y de vino, como consta en numerosos protocolos notariales estudiados por Hinojosa (1985) y García Marsilla(1993). Mucho interés debía tener los comerciantes y bodegueros judíos cuando con varios meses de antelación tenían ya suscritos con los viticultores cristianos contratos de compraventa y adelantaban cantidades a cuenta. En 1386 varios cristianos de Alboraia y Puçol vendieron, a través del corredor Climent Claveral, a Mosse Aliceni y otros judíos de Valencia varias cargas de uva, de las variedades negrella y albe d’ullada, al precio de 6 libras y 8 sueldos por carreta. La vendimia debía ser entregada en el mes de septiembre y el pago se haría en varios plazos, el primero por Todos los Santos, el segundo por la Fiesta de la Carne y el tercero por la Pascua de Pentecostés.

Es un campo interesante para trabajar, dentro del espíritu de la tolerancia y la sabiduría. También tendremos dificultades, pero con la ayuda de Di_s y vuestra, las iremos resolviendo.

Gracias por la confianza depositada en mi persona. Espero estar a la altura de aquello que se me ha encomendado.

Josep Lluis Usó i Domènech
3 de marzo 2011

contacto: puç This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it