Inicio VINALESA
Carta del presidente de Tarbut Vinalesa
Domingo, 07 de marzo de 2010


VINALESA
Valencia

JAVIER ALCORIZA

Queridos amigos de Tarbut Sefarad:

Quiero deciros que admiro la tarea de la asociación de la que formáis parte, de la que, desde ahora, también yo formo parte. La causa de Tarbut Sefarad es noble en sí misma. Las heridas que ha sufrido el pueblo judío a lo largo de la historia son dolorosas para cualquier ciudadano de cualquier país de Europa. Son heridas profundas, imposibles de restañar, pero no han impedido que el judaísmo siga siendo una referencia a la hora de regresar a las fuentes de la vida. La vida, que para la humanidad con fe es un don, no un accidente, es más poderosa que el dolor. El dolor pesa, puede pesar insoportablemente, pero la vida obliga… ¿A qué obliga? A trascender el presente en nombre de lo eterno. El judaísmo ha captado el sentido de esa trascendencia, de ese movimiento de lo humano hacia lo divino, y la ha expresado con la palabra educación o cultura. Su causa es noble porque la idea de educación o cultura es noble: está dictada por la aspiración a lo mejor que hay en cada ser humano. En todo tiempo y lugar, el judaísmo ha sabido dar nombre a esa aspiración. Sólo deseo hacer constar hoy, aquí, en Vinalesa, la alegría que me produce unir mi esfuerzo a la causa de una aspiración común.


Javier Alcoriza
27 octubre 2010

contacto: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla