GIBRALTAR

Carta de la presidenta de Tarbut Gibraltar


GIBRALTAR
Reino Unido

ELISABETE COUTINHO

Gibraltar es una región todavía muy desconocida de nuestra amada Sefarad, que gran parte de los ibéricos nunca ha visitado. Es un rincón que hay que descubrir, un oasis de paz y libertad, de convivencia entre los pueblos verdaderamente ejemplar desde hace muchos siglos, con una naturaleza particular y misteriosa.

El aislamiento al que se han visto sometidos los llanitos (gibraltareños) ha hecho con que desarrollaran un particular sentido de solidaridad y una capacidad de integración del extranjero que llega a su tierra que es algo realmente fuera de lo común que suele pasar. Muchos han sido los judíos ibéricos que han buscado seguridad y libertad bajo la corona británica y el territorio de Gibraltar, tras los decretos de expulsión y conversión forzosa de España y Portugal, se ha convertido en una roca protectora entre el Mediterráneo y el Atlántico, ya con la mirada en África, de la que llegaron igualmente muchos judíos marroquís.

Muchas leyendas hay de los judíos portugueses y españoles que se acercaban a este puerto seguro buscando poder vivir cerca de la tierra que les era ahora denegada, aunque sus ancestros hubieran llegado con las diásporas muchos siglos antes, alimentando la esperanza de un día poder regresar a Sefarad…

Gibraltar sigue siendo una exótica amalgama de judíos, árabes, italianos, andaluces, escoceses, ingleses y hindús, pero el respecto se siente en el aire y se toma muy en serio, desde las instituciones hasta los ciudadanos. Esta “pequeña Israel”, en la que en shabbat y otros festivos judíos tantos comercios cierran y tantos kipás se pasean libremente por las calles, tiene en su historia la sangre y los hechos de tantos judíos que la han marcado: Joshua Hassan, A. Cardozo, Solomon “Momi” Levy… gente importante de la política y la gobernación del Peñón que siempre han demostrado abiertamente su judaísmo, ahora y antes…

Aunque por sus calles y puertas haya tantas huellas judías, Gibraltar es uno de los pocos países del mundo en el que sinagogas, iglesias y mezquitas comparten espacio y territorio tranquilamente, aglomerándose tantas veces en la misma plaza o calle. Con la globalización, se han juntado ahora a las familias sefardís otras más lejanas, askenazís e incluso israelís, que dan más color todavía a la vida judía de este lugar.

He querido vivir en Gibraltar desde el primer momento en el que crucé su frontera. Y aunque no siempre pueda disfrutar de la bellísima ceremonia de shabbat en su sinagoga principal, es reconfortante volver a casa tras un largo viaje, llenar los pulmones de aire y escuchar a las gaviotas cantando un alegre shema sobre los mares que se cruzan.

Mi responsabilidad como presidente de Tarbut Sefarad Gibraltar es grande, pero igualmente compensadora. Aunque no sea fácil (lo será alguna vez en alguna parte?), sé que Gibraltar y sus gentes, en particular su comunidad judía, siempre devuelven en doble toda la dedicación, cariño y respecto que uno les aporte, por lo que asumo el compromiso de llevar la misión y los objetivos de Tarbut Sefarad, que son también los míos, a este mágico puerto de libertad y entendimiento, donde siempre sale el sol por shabbat.

Shabbat Shalom Le’kulam – 17 Shevat 5772

Elisabete Coutinho
Enero de 2012

contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.