HOSPITALET

Carta del Presidente de Tarbut Hospitalet

POR SERGIO MOLINER CLEMENTE.

 Es para mí un gran honor el pertenecer al proyecto Tarbut Sefarad y poder contribuir a la difusión de la cultura hebrea; y por ello agradezco a Mario Sabán que pensase en mí para presidir Tarbut Hospitalet.
Siendo L’Hospitalet del Llobregat la segunda ciudad más grande de Cataluña es triste el descubrir el poco interés que ha despertado la cultura hebrea en ella en los últimos años. Si bien es cierto que recientemente realizamos algunas conferencias con el profesor Sabán como ponente, y que ello permitió dar a conocer ciertos aspectos relativos a la cultura judía en nuestra ciudad aún, a día de hoy, muchos aspectos de nuestra rica herencia sefardí permanecen ocultos bajo la ignorancia del gran público en l’Hospitalet y porque no decirlo, en gran parte de nuestro país. Aquí es donde Tarbut tiene un campo de acción y una labor encomendada para paliar esta falta información y la laguna de desconocimiento general que oculta una de las herencias culturales más maravillosas y fascinantes de nuestro país.  Grandes teólogos y poetas como Yehudá Haleví, Shlomo ibn Gabirol, Abraham Abulafia o rabinos y juristas como Rabi Iosef ben Efen Caro nacieron en nuestra amada Sefarad y, por desgracia, sus nombres yacen en el olvido de la mente colectiva de la sociedad española del siglo XXI.
Es aquí donde nuestra labor, cada uno desde su particular visión y aporte, empieza y se extiende coordinando un esfuerzo puesto en marcha por gente entusiasta y entregada. Cristianos y judíos unidos en un intento de recuperar esta maravillosa herencia cultural. Y es aquí desde donde intentaré contribuir con mi pequeño granito de arena como cristiano protestante calvinista amante de esta rica cultura, que es la hebrea, y de la cual nace mi fe. Con amor y con respeto inicio mi caminar con Tarbut Sefarad esperando ser útil aportando desde mi área de conocimiento teológico una visión de la dimensión espiritual de la gran Sefarad.
“Así como la Rosa entre las espinas posee el rojo y el blanco, también la Congregación de Israel es visitada con juicio y misericordia”  (Sefer Ha Zohar, Hakdama 1a).