LA HABANA

Carta del presidente de Tarbut La Habana

 ÓSCAR MARIÑO CÓRDOVA

A mis amigos del proyecto Tarbut: 

Mi nombre es Óscar Mariño Córdova, tengo treinta y dos años (32) y vivo en Ciudad de La Habana. Soy descendiente de los judíos forzados que entraron a Cuba en 1700. Pertenezco a la Comunidad de BENEI ANUSIM de La Habana, y allí sirvo dirigiendo los rezos de KABALAT SHABAT y SHAJARIT DE SHABAT.


Esto ha sido un proceso lento y difícil, ya que no contaba con los materiales pertinentes para lograrlo y mucho menos con un profesor de Litúrgia Sinagógal. Podría decirse que mis maestros han sido dos viejos cassettes de audio que, con la ayuda del Sidur, poco a poco he ido montando. Personalmente me hubiese gustado haber experimentado otro tipo de proceso, pero esta es la realidad que el Eterno escogió para nosotros y la hemos aceptado como tal.

Al parecer, me ha tocado a mi sacar a la luz este doloroso y a la vez hermoso momento que se respira en Cuba, el cual acostumbramos llamarle “La Diáspora de Las Diásporas”. Por esta razón ha sido para mí un honor que me hallan dado la oportunidad de pertenecer a tan  importante proyecto.

La nación cubana ha estado esperando este momento por años, ya que ella contiene en sí misma el testimonio de muchas almas descendientes de Sefarad; muchas ya despiertas y otras por despertar. Nosotros, somos las primicias de este maravilloso acontecimiento, y por tanto es nuestro deber y compromiso ayudar a cualquier costo a personas que como yo están regresando a las raíces judías. Enseñarles de una forma sana todos los aspectos prácticos y básicos que le atañen a sus vidas como judíos. Todo esto sin perder de vista de que somos personas en retorno con ciertas limitaciones, también se debe tener en cuenta que quedan aspectos por madurar, tanto entre nosotros como en el resto de las naciones que aún hospedan a parte de la descendencia de los anusim; no podemos olvidar lo dura que ha sido nuestra asimilación.

Es mi sentir como parte de este gran despertar, estimular al duro trabajo en todos los sectores que estén en conexión con el retorno de los BENEI ANUSIM y a su vez la restauración total de la nación de Israel.

Con afectos;

Oscar Mariño Cordova

14 de agosto de 2009