Munich

Carta de la presidenta de Tarbut Shorashim Munich

SABINA ESCOLÁ

Solo desde hace muy poco descubrí que mi padre, José Escolá Picó, era - lo que menospreciadamente llaman - un xueta, el descendiente de los judios de Mallorca. Nació en Barcelona y despues de haber terminado la carera de medicina, como doctor se fue a Alemania con una beca a estudiar más, trabajando luego en el instituto de Max-Planck. Como murío con solo 32 años no me podía haber contado nada de nuestra historia familial. Tampoco era  costumbre en estos días, en familias xuetas que se habían ido de la isla,  contar su historia dramática.

Ví un documental dirigido por Paula Zimerman y Daniel Targownik, la pelicula sobre la historia de los judios de Mallorca con el título "Esto son los nombres" y encontré los nombres de mi familia. Gracias al grupo "memoria del carrer" hoy conozco mis ascendentes hasta el siglo 16.
Solo puedo adivinar que lo que no me habiá dicho mi abuela era motivado por el deseo de olvidar este "estigma" que les había dado la iglesia católica y la sociedad mallorquina: pertenecer a los descendientes de judíos conversos, criptojudíos que querían huir en el siglo 17 de su prisión, la isla Mallorca. Quedaba su sueño nunca realizado, terminaron en las cárceles de la inquisicion, sus familiares estigmatizados hasta los principios del siglo 20.

La historia no se puede exterminar. Hay que contemplarla y contarla a los demás. Espero que nunca jamás la religión sea un estigma, sin ninguna presión o temor, puede aunar abiertamente a los que la quieren celebrar (ejercerla). Este es mi credo.

Sabina Escolá