El Gobierno de Baleares honra la memoria de los chuetas asesinados por la Inquisición española

320 años después de los últimos autos de fe, los descendientes de judios conversos de mallorca  son objeto por fin de reconocimiento institucional
Artículo de Miquel Segura [Tarbut Mallorca].
El gobierno regional de Baleares, presidido por Francesc Antich, puso fin a 320 años de olvido e ignominia. La memoria de los 37 conversos judaizantes -chuetas- asesinados por la Inquisición Española, fue al fin honrada en un acto solemne en el Consolat de la Mar de Palma de Mallorca. El acto fue una iniciativa de Shavei Israel, secundada por el ejecutivo balear y a la que se sumaron otras organizaciones que trabajan en torno a la cultura hebrea en Mallorca, entre ellas Tarbut Sefarad. La ceremonia, llena de emotividad, reunió a un numeroso público -en el que podían versos muchos chuetas- en el espléndido patio de la sede de Presidencia del Govern Balear.

El rabino mallorquín Nissan Ben Abraham inició el turno de intervenciones con un emocionado parlamento en el que no faltó, sin embargo, la obligada reivindicación. “Hace más de 30 años que la democracia llegó a Mallorca y ya es hora de honrar la memoria de estas víctimas de la intolerancia religiosa y social”. Nissan también es chueta y un auténtico pionero: hace 34 años abandonó la Isla para instalarse en Israel, dónde se convirtió al judaísmo. Actualmente, ejerce de “rabino itinerante” de Shavei, visitando Mallorca cada mes para impartir clases de Halajá y Torà a un grupo de chuetas y anussim que quieren regresar a la fe de sus antepasados.

En nombre de todas las entidades colaboradoras habló Aina Aguiló, destacando como todos la necesidad de devolver la dignidad a unos mallorquines que perdieron la vida por ser fieles a su ancestral religión judía.

Pero quizá el momento más emotivo del acto fue el del kadish que el rabino Joseph Wallis, llegado expresamente de Israel, pronunció enmedio de un impresionante silencio y con el público puesto en pié. Wallis es descendiente directo de Rafel Valls, el rabino chueta mallorquín que el 6 de mayo de 1691 fue quemado vivo en Palma, por no querer abjurar de su fe mosaica. Junto a él, perecieron en la hoguera los hermanos Rafel Benet y Catalina Tarongí. Rafel, el más joven, tenía apenas 21 años.

Michael Freund, presidente de Shavei Israel, pronunció un sentido discurso, en inglés, en el que manifestó su decidida voluntad de apoyar el Retorno de los chuetas que deseen regresar al judaismo. Freund predica con el ejemplo, pues el fue quién promovió la Thesuvá de Miquel Segura, presidente de Tarbut Mallorca, quien se sumergió en la mikvé de la sinagoga Shearit Israel de Nueva York, convirtiéndose en el primer chueta contemporáneo que regresaba al judaísmo sin pasar por la conversión.

El presidente del gobierno de las Islas Baleares, Francesc Antich, cerró el acto con un muy documentado discurso en el que recordó la aportación de los chuetas al progreso de Mallorca, sus aportaciones al mundo de la cultura y la economía, abogando por el abandono definitivo de la intolerancia y por el pleno respeto entre todos los mallorquines, sean cuales sean sus creencias.

Tras un pequeño concierto, se procedió a una espectacular suelta de palomas. El aleteo de sus alas blancas en el cielo límpido de la tarde mallorquina fue como un susurro de esperanza: los chuetas estamos vivos, no somos polvo de archivo. El 5 de mayo de 2011 comenzó, sin duda, una nueva etapa.

Miquel Segura [Tarbut Palma de Mallorca]

 

Ver fotos en Flickr-Tarbut Sefarad