OLIVELLA

Carta del presidente de Tarbut Olivella


OLIVELLA
Barcelona

RAFAEL ROMERO PINEDA

Agradezco al Dr. Mario Saban, presidente de Tarbut Sefarad, su amable ofrecimiento en formar parte de esta red de amigos de Sefarad y del judaísmo, convencido en que este proyecto común de preservación y difusión de la cultura sefardita llegue al mayor numero de personas y beneficie a los mismos desde su grandes valores de paz y fraternidad. Y lo hago desde este pueblo de montaña del sur de Barcelona, en el corazón del parque natural del Garraf. Tierra de noches estrelladas y cálidas brisas marinas que traen el fresco salitre a las montañas.

Estas tierras de la actual España, fueron Sefarad durante siglos para miles de sus ciudadanos de pleno derecho, los cuales vivían su crecimiento personal en el judaísmo, como otros lo hacían en otras culturas y tradiciones. La convivencia de las tres culturas mayoritarias, resultaba sumativa y enriquecedora y su ósmosis ejemplo de interrelación en ámbitos diversos observables magníficamente en el pensamiento, las artes, ciencias y letras. Lamentablemente esa convivencia se vio truncada, como en ocasiones aún así sigue ocurriendo, por oscuros intereses que insisten en la separación en vez de en la unión.

Sefarad siempre me ha motivado y ha sido y es un territorio personal , de paz y reencuentro. Tal vez sea la llamada de la sangre de aquellos que tenemos apellidos sefarditas y que soñamos con un mundo de fraternal respeto, en el que quepan todas aquellas formas de pensamiento fundamentadas fuera del radicalismo, en la paz y en el amor.

A muchas de estas formas de entender la vida, el hombre, el mundo y el universo, me he vinculado como una necesidad vital desde el estudio, la investigación, el viaje, el diálogo, y la docencia. Con Sefarad hay fuertes vínculos emocionales y una especial preocupación por su defensa. Las convicciones le llevan a uno a defender aquello que pueda resultar valioso y enriquecedor para uno y para los demás, aún más con el valor añadido  de defender con mayor énfasis lo perseguido y maltratado por la ignorancia y el despropósito del hombre que se impone al hombre. El Sefarad de calles vacías, puertas y ventanas cerradas, debiera verse, fuera del fenómeno turístico y monumental de sus numerosas juderías, como una parte incompleta de nuestra historia, incompleta que no inconclusa, afortunadamente hay gentes de Sefarad que  deciden regresar a estos sus ancestrales hogares y merecen desde la emoción y el reconocimiento una grata, afectuosa y  hospitalaria acogida. También nuestro contexto inmediato, merece tener la mayor  información posible relativa a la riqueza cultural de  Sefarad, insistir en lo sumativo, dejar ver raíces  comunes que a pesar de haber sido segadas siguen frescas y vivas como antaño:

Sefarad es el más bello jardín
y aún cuando ya no es regado,
sigue dando las más bellas flores.


En ello estamos y estaremos los amigos de Tarbut Sefarad.

Dr. Rafael Romero Pineda
Artista plástico. Profesor de la Universidad de Barcelona.
Enero de 2012

contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.