Reseñas libros

El cónsul general Bernardo Rolland de Miota y los sefardíes de París durante la Segunda Guerra Mundial

el consul general bernardo rolland de motaLibro de Matilde Morcillo Rosillo. Reseña de Raúl Vinokur.

Pasaron más de siete décadas desde que finalizara la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, nos siguen sorprendiendo gratamente publicaciones como la que nos ocupa, donde se expone en todo su detalle la arriesgada gestión en defensa de judíos amenazados por parte de un alto diplomático español, bajo el régimen franquista.

Con un lenguaje llano, exento de lujos verbales, la autora comienza el libro introduciendo al lector en el contexto general de la época, describiendo asimismo el cambiante papel que las autoridades españolas tuvieron durante los distintos tramos de la guerra europea.

El escenario de los acontecimientos tuvo lugar en el París ocupado, ciudad donde Bernardo Rolland, quien ejercía como cónsul desde 1939, desplegó por iniciativa personal una activa defensa de los judíos sefardíes, víctimas efectivas o potenciales de las autoridades nazis alemanas y de sus colaboradores franceses.

La incansable tarea del cónsul tuvo que sortear no pocos impedimentos, tanto por parte de las autoridades alemanas de ocupación como de ciertos superiores en Madrid: como ejemplo, tenemos ocasión de leer la áspera nota de reconvención que le envía en noviembre de 1940 el por entonces ministro de rree español, Serrano Súñer.

Matilde Morcillo nos ofrece en esta obra una documentación de época completa y variada acerca del tema tratado: relación de correos y notas consulares emitidas y recibidas, artículos periodísticos, material fotográfico, archivos personales, listado de sefardíes en París, y otros.

Un apartado particularmente emotivo lo encontraremos en los testimonios personales directos -con apellidos que podrán sorprender a más de uno-, donde se exponen las circunstancias de cómo se salvaron las vidas de sus familiares gracias a las acciones llevadas a cabo por el cónsul Rolland.

Su sucesor, Alfonso Fiscowich, hizo efectivos los traslados a España -igualmente superando numerosas dificultades- cuando Bernardo Rolland fue cesado y vuelto a Madrid, en febrero de 1943.

Raúl Vinokur


  • El cónsul general Bernardo Rolland de Miota y los sefardíes de París durante la Segunda Guerra Mundial: Matilde Morcillo Rosillo, Riopiedras Ediciones, Zaragoza, 2016, 227p.