SANT JUST Desvern

Carta de la presidenta de Tarbut Sant Just Desvern

 ROSER PARÉS FUSTER
 
  El pasado 30 de julio, 9 de Av de 5769, 517 años después del día en que venció el plazo que el edicto de los Reyes Católicos fijó para la conversión o la expulsión de mis antepasados, tuve el honor de participar de un agradable encuentro con el doctor  Mario Saban, Pere Bonnin y Miquel Segura.

Juntos nos conmovimos al recordar nuestros ancestros, el sufrimiento común que les conllevó el rechazo de la sociedad  donde vivían en todos los tiempos y en todos los lugares; especialmente en la Mallorca anterior al boom turístico de los 60. Una isla rodeada de mar y de prejuicios. Una isla en la que unos de los habitantes más antiguos en vivirla han sido perseguidos, insultados y vilipendiados hasta día de hoy.


Algunos como mi abuela encontraron el anonimato en Barcelona. Seguramente huyó de tanto ostracismo en una sociedad cerrada, donde una viuda con 10 hijos no tenía aire para respirar. Barcelona fue la ciudad de acogida donde otros tíos de mi madre ya se habían instalado anteriormente.


En este feliz encuentro con Miquel Segura, autor entre otros libros Raíces xuetes, alas judías, y con Pere Bonnin, autor de Sangre judía, y con el doctor Mario Saban, presidente de Tarbut Sefarad, fundamos la asociación Tarbut Sorashim. En ella esperamos encontrar a todos aquellos que quieren volver,  sea por nostalgia, interés o amor a sus orígenes, a sus raíces de origen judío.
 
Si algo nos caracteriza a todos los que tenemos la cultura judía en nuestra historia es la pasión por el conocimiento y el saber. Yo os invito a entrar a todos los que estéis abiertos a la ciencia y a la razón, a la espiritualidad y la trascendencia; os invito  a conocer la cultura de un pueblo que ha existido a pesar de las persecuciones sufridas, a conocer la cultura que conforma vuestra manera de ser y de pensar.

Roser Parés Fuster
4 de agosto de 2009