Cartas

Carta del vicepresidente de Tarbut Barcelona (2013-2015)

RAÚL VINOKUR

Dicen que en Israel, si cualquier ciudadano cava en el patio del fondo de su casa, tiene muchas posibilidades de encontrar algún resto arqueológico. Algo semejante ocurre hoy en España y Portugal sólo que, en este caso, los excavadores no buscan en el fondo de su vivienda, sino que lo hacen en los entresijos de la memoria familiar. Y lo hacen profundamente motivados por  su sola intuición, por alguna historia familiar particular, por alguna costumbre inexplicada o por el simple deseo de rastrear el linaje personal, a partir de los propios apellidos.

Agradezco, me declaro  honrado y acepto con entusiasmo la invitación a participar de Tarbut Sefarad Barcelona, en una ciudad donde llevo residiendo más de dos décadas, con mi familia.

Trataré de aportar mi mejor hacer en la versión barcelonesa de esta original movida cultural llamada Tarbut Sefarad, ligada a la recuperación, profundización y difusión de la memoria sefaradí, que es decir de la presencia judía en la península ibérica, a lo largo de más de dos milenios.

Raúl Vinokur
Barcelona,
junio de 2013