Tijuana

Carta del presidente de Tarbut Shorashim Tijuana

DAVID MAZÓN MARTÍNEZ

Educado en el judaísmo conservador, he tenido una relación flexible con las demás corrientes del judaísmo, y mantengo una comunicación sana, entre la comunidad ortodoxa de esta ciudad y nacientes comunidades noajidas, así como comunidades reformistas, en el país vecino de Estados Unidos de America. Debido a mi actitud abierta y amigable estoy en el centro convergente de estas comunidades.

Con la intención de reunir a mis hermanos, y para evitar la dispersión de mis hijos y sobrinos de nuestra cultura y tradiciones, me di a la tarea de edificar una sinagoga, con el apoyo de mi padre y madre, Ociel Mazón y Rebeca Martínez, y después de mis hermanos, Joel, Ezequiel, Ociel, Moisés, José, Benjamín, mi hermana Iris y su esposo Aaron Díaz. Logramos la realización de nuestra meta y, aunque pequeña, ahora alberga a otras familias y es un centro de apoyo a quien realmente quiera adherirse a nuestra religión con la intención de convertirse al judaísmo conforme a las reglas ya establecidas, proveniente de criptojudíos.

He experimentado el rechazo de algunos paisanos que se dicen descendientes directos, o al menos eso creen, y por otra parte del entorno no judío. Así, viviendo entre dos muros, he buscado por una parte la aceptación de mi pueblo y la armónica convivencia de la nación donde nací, tarea difícil considerando el fanatismo católico de mi país. En base a estas experiencias vividas, considero que reúno los requisitos para desempeñar el puesto ofrecido y me comprometo a realizar todo mi esfuerzo para lograr la reunión de todos nuestros dispersos en todo el mundo, y que lleguemos a ser “un solo hombre un solo corazón”.

David Mazón Martínez
20 de mayo de 2010