TORTOSA

Carta del presidente de Tarbut Tortosa

Por Albert Curto Homedes.
 Por harmonización con la estructura establecida en el Tarbut Sefarad sobre las presidencias en las distintas ciudades  con un legado histórico judio  he aceptado esta delegación  o corresponsalia  en lo que respecta  a la ciudad de Tortosa, por tanto soy, en los términos  propios de la asociación, el presidente del Tarbut Tortosa.  La  oferta de incorporación me ha llegado a través de Mario Saban   a quién conocí el pasado 29 de abril con motivo de una  filmación al call de Tortosa y en la que se me requeria que hiciera una pequeña intervención acerca de los conocimientos históricos de la antigua juderia.

Mi relación con el  pasado judío se vincula por el interés personal con la historia de Tortosa, y muy concretamente con  el período medieval: no en vano soy de formación histórica y medievalista de especialidad. Este interés me ha conducido hacia el terreno de la investigación  a partir de dos linias bien delimitadas peró complementarias: la de los estudios arqueológicos y la de los estudios arxivísticos.

Bàsicamente mi objeto de estudio ha sido el topográfico, és decir poder ubicar correctamente los diferentes elementos identificativos de la juderia: los dos calls, el cementerio, la sinagoga, la carniceria, los portales, etc..., ya que soy del parecer que en primer lugar hace falta concretar físicamente los espacios antes de ahondarse en trabajos de otra índole.

A pesar del legado judio de Tortosa y a pesar que esta ciudad pertenece des de hace diez años a la Red de Juderias no se han potenciado hasta el presente demasiadas actividades culturales (ni patrimoniales ni de difusión)  que asienten y acretenten  el conocimiento sobre el pasado judio a la ciudad. És por esta razón que, des de la organización de Tarbut Sefarad espero contribuir al despertar de este letargo.

Aprovecho pues, esta ocasión, para agradecer esta oportunidad  divulgativa y ofrecer a cuantos esten interesados  sobre el tema  todo aquello cuanto esté a mi alcance.