VENECIA

Carta del presidente de Tarbut Venecia

ALEXANDER PERONI

¡Shalom ve b'ruchim ha'baim!

Queridos hermanos y queridas hermanas sefardíes:

Amigos y amigas de la cultura sefardí os doy la bienvenida en la sección dedicada a la delegación de Tarbut Venecia!

Soy honrado de poder dirigir y promover las actividades, los proyectos y las iniciativas de Tarbut Sefarad aquí en Venecia. Poder apoyar a Tarbut Sefarad significa mucho más que formar parte de una asociación cultural.

Se trata más bien de formar parte de una grande y armoniosa familia compuesta por todos los hermanos y las hermanas sefardíes en el mundo. Somos judíos y aún más somos sefardíes. Nuestras tradiciones y nuestra herencia cultural son únicas.

Los valores y los principios que nos animan nobles a la vez que en constante y dinámico desarrollo. Ser sefardí significa ser consciente de un legado religioso y cultural único.

Nuestros recorridos son peculiares y mucho de lo que hoy somos y conformamos lo debemos a nuestros antepasados que han sido capaces de mantener viva la llama del amor por HaShem. Ellos son y serán siempre nuestros héroes, han defendido y mantenido nuestras tradiciones vivas a pesar de las difíciles condiciones.

En sus peregrinajes de una nación a otra, buscando una vida mejor y donde no hubieran sido perseguidos, han dejado importantes huellas culturales. No cabe lugar a duda que los sefardíes hayan, con su enorme legado cultural, tenido una notable influencia en las sociedades en las que vivían.

Sefarad o mejor dicho nuestra amada patria española era un floreciente centro cultural, donde gracias a los sefardíes se estudiaban y desarrollaban las artes médicas, científicas, astronómicas y incluso legales.

Los sefardíes conformaban a España en prácticamente todos los aspectos, siendo protagonistas de la vida pública y ocupando cargos de responsabilidad en la Administración del Reino. Esa situación de paz y estabilidad se vio alterada a lo largo de las primeras décadas del siglo XV cuando las cosas empezaron a cambiar. Un creciente anti judaísmo fue desarrollándose, dando lugar a asaltos y saqueos en contra de las más importantes juderías. Esas tensiones cumularon en el edicto de Granada que exilió los sefardíes.

Hoy en día gracias a los esfuerzos constantes de las comunidades sefardíes y a la firme voluntad de su Majestad D. Juan Carlos I y de Su Majestad Rey Felipe VI la antigua Sefarad esta renaciendo.

España esta volviendo a lo que era Sefarad, un centro de excelencia cultural referente a nivel Mediterráneo y internacional. Nuevas comunidades judías están naciendo tanto en el sur como en el norte de España, independientemente de su denominación. Los sefardíes siempre fueron unidos y las típicas subdivisiones en conservadores, liberales y ortodoxos nunca afectaron a la familia sefardí.

En esos años asistimos a un magnífico renacer de la vida sefardí, cada día hay iniciativas, talleres, conferencias y proyectos que se ponen en marcha. La red de Tarbut Sefarad es a mi aviso una herramienta fundamental, un medio de comunicación y promoción de la cultura sefardí único y agradezco a la red de haberme escogido y confirmado como Presidente de Tarbut Venecia, una nueva delegación de Tarbut Sefarad que se añade a la red.

La tierras venecianas son ricas de historia judía. Se trata de un territorio emblemático que he ido conociendo en esos años. La ciudad de Venecia es una joya arquitectónica y os puedo recomendar de visitar su judería.

Las huellas sefardíes están muy presentes en Venecia. Muchos de los judíos expulsados de España se marcharon hacia Francia, Grecia, Países Bajos y Italia entre otros. Algunos que otros también se instalaron en la península balcánica, en su época territorio y dominio de la República Veneciana. La presencia judía en Venecia es muy antigua y famosa. La judería de Venecia es una de las más antiguas y mejor conservadas, pudiendo encontrar evidencias de la vida judía en cada rincón. Caminar por la judería significa hacer un viaje en el tiempo. Recorrer las mismas calles en las que nuestros hermanos y hermanas caminaban hace siglos es una sensación única.

Resulta probado que la migración de los sefardíes se transformo en una gran aportación cultural para aquellos países que los recibieron. Francia es quizás junto a España el Pais donde las tradiciones y las costumbres así como la cultura sefardí mayor impacto tuvieron. Donde llegaban los hijos de Sefarad traían cultura, intelecto y sabiduría.

Un pueblo el sefardí siempre optimista, enamorado de HaShem y de la misma vida que El nos regala ; enamorados de las artes, celebrando la vida, sus bendiciones y sus ciclos.

Hermanos y hermanas seamos siempre conscientes del privilegio, honor y al mismo tiempo responsabilidad que es formar parte de esa cultura. Tenemos que conservar nuestras tradiciones tal y como hicieron nuestros antepasados, que las salvaron del olvido

Sefarad esta ahora renaciendo, seamos nosotros los constructores de los puentes y de esa nueva gloria. Después de más de 500 años se ha abierto un nuevo ciclo vital para nuestro pueblo. Tomemos las riendas de nuestros futuros y con fe pidamos a nuestro Padre HaShem que nos brinde su bendición.

Bendita sea Sefarad, benditos sean sus hijos y los que la aman.

Un gracias o mejor toda raba de todo corazón al Dr. Mario Sabán que me ha nombrado Presidente de Tarbut Sefarad Venecia, un verdadero honor querido amigo y hermano espiritual. De veras una vez más gracias

¡Que Dios guarde a Sefarad y a todos nosotros bendiciéndonos!

Vuestro afectisimo fiel y seguro servidor,

Alexander Peroni
Venecia, marzo de 2016