Apostamos por llevar las actividades allá donde están los amigos de la cultura judía. Por eso nos gustan las giras: son itinerarios culturales que nos permiten llevar una misma actividad a varias ciudades de la red Tarbut Sefarad.

Adolfo Roitman

Éxito de Adolfo Roitman en Palma de Mallorca

 Crónica de Miquel Segura.
Pese a todo, la cultura oficial y la prensa no dieron la importancia que tenía la conferencia de la primera autoridad mundial en el tema de los rollos del Mar Muerto.
El paso del doctor Roitman por Baleares -un capítulo más de su periplo español- fue un acontecimiento sonado desde el punto de vista cultural. Su conferencia, organizada conjuntamente por “Tarbut Sefarad”, el Instituto de Relaciones Culturales Baleares-Israel y “Casa Sefarad” constituyó un gran éxito de asistencia. Un público selecto y altamente interesado en el tema siguió las explicaciones de una de las primeras autoridades mundiales en el tema de los famosos Rollos del Mar Muerto.


La gran sorpresa fue que el afamado doctor, especialista en descifrar escrituras antiguas y director del Santuario del Libro de Jerusalén, resultó ser una persona amena y divertida, capaz de aderezar sus explicaciones con la sal y la pimienta del comentario jocoso. Todo nos supo a poco en la conferencia de Roitman. Algo de eso intuimos quienes le precedimos en el uso de la palabra, un servidor de ustedes y Jacqueline Tobias, puesto que ambos nos esforzamos en una brevedad casi fugaz en aras de dar tiempo al gran especialista a contarnos su historia. Una historia que, según nos dijo, podría haber salido de la imaginación de un escritor de novelas fantásticas, o ser motivo de alguna de las famosas películas de Spielberg.

Otro detalle de Roitman que no me pasó inadvertido fue el de su extremada delicadeza al hablar de dos temas: la religión y la política. Muchos de los presentes acudieron al acto con una pregunta en los labios. ¿Han trastocado los textos de los célebres manuscritos la esencia del cristianismo? Roitman, consciente de que, pese a todo, se enfrentaba a un auditorio mayoritariamente cristiano, pasó como de puntillas sobre un hecho incontrovertible, que él sin embargo dejó muy claro: cuando se escribieron los documentos encontrados en Qum Ram el cristianismo como tal todavía no existía. Eran documentos judíos escritos en un entorno judío.

Es una verdadera lástima que nuestras autoridades culturales, al igual que un amplios sector de la prensa mallorquina, den tan poca importancia -cuando no desprecien- los actos organizados por entidades cercanas a la cultura hebrea. Pese a la gran asistencia de público, el autor y el tema que desarrolló merecían concitar el interés de las masas, marcar la jornada con una impronta digna de figurar al día siguiente en las primeras páginas de los periódicos mallorquines. Desgraciadamente, somos una sociedad ombliguista, perpetuamente ensimismada en una cultureta endogámica donde lo verdaderamente importante -sobretodo si tiene una matriz judía- no tiene cabida.