ALBACETE

La Tribuna de Albacete entrevista a Guadalupe Lozano, presidenta de Tarbut Albacete

 El periódico La Tribuna de Albacete publicó el 9 de febrero una entrevista con la presidenta de Tarbut Albacete, Guadalupe Lozano Gallego, sobre Tarbut Sefarad y las actividades que desarrolla. Guadalupe explica los proyectos más inmediatos de la asociación en Albacete, pero también habla de su condición de anusim y el interés de muchos españoles por conocer sus posibles orígenes judíos.

 

Guadalupe Lozano Gallego

Preside la Asociación Tartut Sefarad en Albacete


A. DIAZ/.
La Asociación Tarbut Sefarad, es una red de personas y colectivos que trabajan por la promoción y difusión de la cultura judía en el territorio de Sefarad, España. Nacía en Lérida en 2006, y funciona en nuestra provincia desde hace poco más de un año. Su presidenta en Albacete, Guadalupe Lozano, comentó a La Tribuna de Albacete cuáles son los fines de esta asociación cultural y las actividades más importantes que desarrolla.

¿Podría explicarnos qué es Tarbut Sefarad?
Bueno, tarbut, en hebreo significa cultura, es cultura sefardita. Los sefarditas son los judíos que vivían en Sefarad, que es como llamaban a España; entonces esto surgió de una idea de Mario Saban, director de Tarbut, judío argentino residente en España, descendiente de los que salieron en 1492. Él lleva unos años viviendo aquí y tenía esa inquietud de crear una red, no sólo para los descendientes de los expulsados, también para los que se quedaron, entre los que yo me cuento, los marranos o los anusim. A través de esta asociación en Albacete pretendemos dar a conocer esa cultura judía que está en nuestra sociedad, en España, y a la que no se le presta atención, y es que hay muchas cosas en nuestra cultura que las haces sin saber su origen judío.

¿Podría poner algún ejemplo de esto?
Sí, antiguamente las amas de casa preparaban la casa para el fin de semana, es porque el judío guardaba el sábado. Una manera de prepararse para el sábado, que tenía que guardarse, y una comida muy española, un cocido, es de origen sefardita, judío, porque era una comida que a fuego lento podía hacerse, dejando el fuego encendido porque en sábado no se encendía fuego. Yo he oído casos de gente que me ha dicho que su abuela, todos los viernes, encendía por la noche unas velas, y eso ha ido pasando de generación en generación, esto es por el rito del encendido de velas, de origen judío.

¿Pensaba también en buscar sus orígenes cuando se sumó a Tarbut Sefarad?
Sí, sabía que a mi padre le dijeron hace tiempo que sus apellidos eran de origen judío, Lozano y Gallego. Yo escribí hace unos años al Museo de la Diáspora en Tel Aviv y mandé los apellidos de mis abuelos y todo eso. Me contestaron y me decían qué origen tenía este apellido, las comunidades judías que en su momento lo adoptaron, por el tema de la conversión, para pasar más desapercibidos porque era necesario. Muchos judíos se quedaron, aunque su conversión era forzada y a escondidas seguían practicando su religión.

Usted dice en su web que es anusim, ¿qué es esto?
Anusim es igual que marrano, cuando los judíos se quedaron y se convirtieron les llamaban anusim o marrano, una manera de llamar a ese judío que se quedó y fue asimilado.

¿Al catolicismo?
Sí, claro, en su momento fue al catolicismo.

Su asociación es apolítica y aconfesional, imagino que sus socios serán en su mayor parte católicos descendientes de esos anusim.
Es que además cuando dices que eres judío, puedes serlo por nacimiento, por sangre, o puede ser uno judío por religión, las dos cosas no siempre van unidas. En Tarbut pretendemos que simplemente sea algo cultural, que no se pierda esa cultura que tenemos y es desconocida; la religión o creencias de cada uno, nos mantenemos al margen porque cada persona puede creer lo que quiera, lo importante es la cultura que nos une y conocer esa cultura siempre nos enriquece.

¿Qué actividades desarrolla Tarbut Sefarad?
La idea es que en cada ciudad pueda abrirse un Tarbut, para ver qué ha quedado de esa cultura judía si la ha habido y ver dónde está, para estudiarla y recuperarla. Yo ahora mismo estoy investigando, sé que en Chinchilla, por ejemplo, había una comunidad judía de época medieval y estoy intentando averiguar todos los vestigios que haya de judaísmo en Albacete. Todos los años vienen muchísimos judíos de Israel y otras partes del mundo a Toledo, la segunda Jerusalén, incluso hay gente que todavía tiene las llaves de las casas de sus antepasados y hablan el ladino, te entiendes perfectamente. Esto lo decía porque la ilusión que tengo es que si en Albacete ha habido en algún momento comunidades, de hecho una casa rural como El Hondón, en Chinchilla, fue una casa judía, me gustaría en este sentido atraer turismo a Albacete y hacer una ruta para enseñarles dónde y cómo vivían sus antepasados.

Además de este vestigio en Chinchilla hay otras comunidades documentadas.
Quiero hablar con Aurelio Pretel, porque me han dicho otros profesores que si hubo algún judío en Albacete, seguro que él lo sabe. Lo que pasa es que no he podido hasta ahora hablar con él y que me ayude, si puede.

Esas comunidades sefardíes también se han interesado por esta red Tarbut.
Sí, por ejemplo se ha interesado Adolfo Roitman, director del Museo de los Rollos del Mar Muerto, que va a venir a Albacete, casi seguro en abril, a la Universidad, para hablar de esto, incluso es de gran interés, por la repercusión del descubrimiento, para la gente que no está interesada en el judaísmo.

¿Hay mucha gente interesada o tiene mala prensa?
Bueno, tiene mala prensa Israel. España es un país bastante antisemita, muchas veces por desconocimiento, son cosas que se han heredado.

En España habrá mucha gente que desconoce sus orígenes judíos.
Incluso pueden saberlo por los apellidos, con bastante fiabilidad. Por ejemplo, los que tienen que ver con árboles frutales, con partes del cuerpo, los que acaban en zeta casi seguro tienen origen judío.  

LEER EN: www.latribunadealbacete.es