Artículos Barcelona

Homenaje de Tarbut Barcelona a un matemático judío de origen ruso

Alba Andreu, presidenta de Tarbut Barcelona, nos envía una excelente información sobre la trágica muerte de uno de los más brillantes matematicos del siglo XX, de origen ruso y confesion judía, Pável Samuilovich Urysohn, que falleció por accidente a la edad de 26 años. El artículo es obra de Jesús M. Landart, a quien le agradecemos su colaboración.

 

La muerte de Urysohn

Otoño de 1930. Dos hombres aún jóvenes, rusos, matemáticos, dos gigantes intelectuales que serían venerados incluso por los mejores matemáticos del otro bloque; Pável Sergeyevich  Alexandrov y Andréi Nikoláyevich Kolmogórov realizan un viaje épico por Europa. Entre los años 1930 y 1931, efectúan un viaje a occidente que sería el segundo para Pável Sergeyevich y el primero para Andréi Nikoláyevich. Visitan a Otto Neugebauer, joven profesor austríaco dedicado a la historia de la matemática en su período más antiguo (en ese momento está dedicado en cuerpo y alma a las matemáticas babilónicas), se entrevistan con Fréchet y aprovechan el viaje sabático para bañarse en el mar (una de sus pasiones) y contactar con la élite matemática del mundo occidental.

Sin embargo, el viaje tiene una bifurcación extraña: abandonan la ruta académica y se dirigen al oeste, hasta la Bretaña francesa. Su camino es una peregrinación, y el destino es el pueblecito marinero de Batz-sur Mer, en la Bretaña francesa. ¿Qué vienen a hacer en este curioso lugar dos de las mejores mentes que ha dado la especie humana?

Entraron juntos en el pequeño y cuidado cementerio del pueblecito de Batz-sur Mer; en la bretaña francesa. Giraron a la derecha nada más entrar y siguieron paralelos al muro de piedra que lo limita. Pavel Sergeyevich iba entrando en un trance de intensa emoción y al poco, estaban frente a la tumba.

Sobreponiéndose, comenzó a contarle a su acompañante Andrei por enésima vez lo ocurrido seis años antes:

"Pável Samuilovich Urysohn y yo fuimos los primeros matemáticos soviéticos en viajar al extranjero. A principios de mayo de 1923 viajamos juntos a Gotinga. Entre nosotros se estableción una relación muy agradable. Éramos como hermanos. Nuestro segundo viaje a Gotinga fue el verano del 24. Después de cumplir con nuestros compromisos en Gotinga nos dirigimos a Francia a veranear. Decidimos venir aquí a pasar unos días. Teníamos una pequeña pero agradable cabaña junto al mar. Aquí hicimos nuestros trabajos sobre metrización y sobre la definición topológica de la esfera de n dimensiones. El 17 de agosto - no olvidaré esta desdichada fecha - un día soleado pero igual que tantos otros, de mucho viento, bajamos a darnos nuestro acostumbrado baño vespertino. Yo me alejé un poco, en la búsqueda de calma para nadar. De improviso apareción una enorme ola. No tuve tiempo de avisar. Cuando conseguí mirar a la orilla, ví a Pavel Samuilovich inerte, balanceándose a voluntad del mar. Comprendí la tragedia. Aquella maldita ola había lanzado a Pável contra los balaustres de la escalera en la orilla; un golpe en la nuca fue suficiente para dejarlo indefenso ante el mar embravecido..."

Acabada la exposición de los hechos, Pável Sergeyevich Alexandrov irrumpe en un profundo llanto; y Andrei Kolmogorov, viendo que las lágrimas de su amigo no se contenían, se acerca con pena y lo abraza fuertemente a pie de la tumba.

Ante ellos, la tumba de la foto, en la que puede leerse:

Paul Urysohn, mathematician,
createur de theories de topologie génerale.
Professor de Université a Moscow,
né a Odessa le 3 February 1898,
noyé en se baignant le 17 Août 1924
a l'age de 26 ans a Batz.

Más abajo, en caracteres hebreos, un deseo:

Quede su alma unida al vínculo de la vida eterna

Y aún más abajo, en caracteres cirílicos, su nombre completo:

Па́вел Самуи́лович Урысо́н

El mar, sintiéndose culpable, lanza un aullido triste que envuelve el abrazo de los dos matemáticos junto a la tumba de Urysohn; judío, ruso y matemático genial muerto estúpidamente con 26 años.

Jesús M. Landart

 

BIBLIOGRAFIA:

- SANCHEZ FERNANDEZ, C y VALDES CASTRO, C.: Kolmogórov; el zar del azar. NIVOLA, 2003