Artículos

¿Judíos en el Ampurdán en el s. XVII?

Por David Moré Aguirre, archivero.
 Hace meses, repasando el vaciado de documentación para la presentación de una comunicación en el congreso de documentación notarial del Archivo Histórico de Girona, recuperé unas referencias documentales acerca de un personaje que en su momento ya había llamado mi atención. Su nombre, Samuel Davin, me planteó la pregunta que encabeza este artículo. ¿Es posible que dos siglos después de su expulsión de España hubiera habido judíos en el Ampurdán? El nombre de Samuel, propio del antiguo testamento, es uno de los más extendidos entre las comunidades judías de alrededor del mundo, y el apellido Davin totalmente desconocido en Cataluña. Una breve ojeada a las dispensas matrimoniales del Archivo Diocesano de Girona nos permite descubrir que se trata de un apellido inexistente y que sus raíces etimológicas apuntan también a un origen en ese sentido.

Un capbreu de la pavordía de Llançà de 1665-1669 (ACAE) documenta la presencia en esta villa de Samuel Davin.

El 19 de Marzo de 1683 delante del notario de LLançà, Josep Yzalguier, Samuel Davin y su esposa vendieron en distintas piezas un solar para construir casas en la zona del Puig dels Pinyers. Este solar les pertenecía por la compra que había hecho María Brell a Amanç Cairó, trabajador de Llançà, el 10 de Octubre de 1662, otorgado en presencia de  Pere Sabater, notario de Llançà. En esta misma fecha y notaria tenemos constancia de un reconocimiento de deuda de 14 doblones  de oro por la compra de dos bueyes de siete años, uno de pelo rojizo y otro de pelo blanco, de Samuel Davin a favor de Jerónima Simon, viuda de Salvi Molar Simon, payés de Palau Saverdera.

Por escritura otorgada el 29 de Diciembre de 1683 en presencia  de Bonaventura Prats Matas, notario de Figueres, también sabíamos que el matrimonio había comprado por 300 libras el molino harinero de Massot y sus tierras en el término de Llançà a Antoni Climent, procurador de fray. Josep Antoni Climent, abad del monasterio de Amer y Roses curador de la persona y bienes del impúber Jeroni Compta, heredero universal de Vicenç Compta.
Los documentos notariales no insinuaban nada acerca del origen de los Davin en Llançà, solamente apuntaban el origen vícense (Vic)  de su esposa. Por el testamento de María Davin otorgado en presencia del notario de Llançà, Josep Yzalguier, el 9 de Septiembre de 1684, sabemos que era hija de Gaspar Brell, mercader de Vic (ciudad con una importante comunidad judía en la época medieval), y de Paula, en ese momento ya difuntos y viuda en primeras nupcias de Pere Maure Manyà. En su testamento establecía como albaceas a los vecinos de Llança,  Antoni Tarjanaire, transportista, y Cristòfol Tolsanas Galí, trabajador; dejaba 500 libras de dote y cuatro anillos de oro a su hija María Davin; adjudicaba el usufructo de todos sus bienes a su esposo, que aparece como mercader; y hacía heredera a su nieta y ahijada María Falcó Manyà y establecía como herederos de forma sucesiva en el caso que esta falleciera en su minoría de edad, a otro nieto de nombre Josep Falcó Manyà, su hija María Davin y en última instancia el hospital de pobres de Jesucristo de la villa de Llançà.

En los libros sacramentales de la parroquia de Sant Vicenç de Llançà, encontramos el 27 de Diciembre de 1684 la defunción de María Davin Brell, como esposa de “mossur Samuel Davin”, tratamiento indicativo del origen francés del marido. Mediante  fuentes  notariales, ya sabíamos que este había muerto más tarde y ciertamente encontramos su fallecimiento el 17 de Octubre de 1687. De él solamente nos dice que no hizo testamento, nada sobre su origen. Seguidamente fuimos a comprobar el libro de matrimonios.

Siguiendo las pistas proporcionadas por los protocolos, primero encontramos el 5 de marzo de 1685  la boda de su hija María Davin con Gabriel Rovira, maestro de casas o cantero, natural de Cadaqués y establecido en Llançà. El 3 de Marzo de 1673 consta la boda de Paula Manyà Brell y Josep Falcó, trabajador , hijo de Melcior Falcó y Clara, naturales de Cotlliure. Y el 18 de diciembre de 1661 el enlace entre Samuel Davin y María Manyà Brell. En esta inscripción Samuel consta como “botiguer de teles marxant francès de natio, fill de la ciutat d’ Anbrun, a la provincia de Delfinat, regne de França” (1). Retomamos el libro de defunciones  para buscar el primer marido de María Brell, y solamente fue necesario retroceder tres meses. El 26 de septiembre de 1661, moría en Llançà el mercader Pere Manyà “dit La Fontena habitant a Llançà lo dia de son òbit” (2), por lo cual también se intuye un origen francés.

María Falcó Manyà, hija de Josep Falcó, pescador de la calle del mar, y de Paula Manyà, había nacido en Llançà el 21 de octubre de 1676, y su hermano Josep, el 1 de noviembre de 1682, sabíamos por fin el perfil geográfico de nuestro personaje, francés del Delfinat, una región del sureste del país (hoy incluida en los departamentos de los altos Alpes) concretamente de la ciudad de Embrún, zona con una importante presencia judía en el siglo XVII.

No hemos podido comprobar que nuestro personaje practicara la fe judía, pero de todo el entorno familiar presenta índices de vínculos con esta comunidad. No soy capaz de dar una respuesta contundente y esclarecedora a la pregunta que encabeza el artículo. Creo interesante poder localizar y comparar casos parecidos, que en estos momentos desconozco.


Notas:
(1)Taducción: tendero de telas, mercader francés de nacimiento, hijo de la ciudad de Anbrun en la provincia de Delfinat, reino de Francia.
(2) Traducción: llamado La Fontena habitante de Llansá  el dia de su muerte” .

Publicado en Els Apunts de l'Arxiu Històric de Girona, VI-2009.
Original en catalán. Traducción: Francesc Grabolosa Roura [Tarbut Besalú]