Artículos

Reseña en el boletín de los "Amics de Besalu i el seu Comtat"

Francesc Grabolosa, presidente de Tarbut Besalú, firma esta reseña sobre el ciclo de conferencias "Los orígenes judíos del Cristianismo", impartido por Mario Saban en Besalú en otoño de 2007. El artículo está publicado en el boletín de la asociación cultural "Amics de Besalú i el seu Comtat".

MARIO SABAN I ELS ORÍGENES JUDÍOS DEL CRISTIANISMO
En las últimas semanas del mes de octubre y noviembre del 2007 hemos tenido un invitado
especial en nuestra Sala Gótica de la Curia Real, el Dr. Mario Saban.
Por primera vez después de 571 años, un judío, Mario Saban, con vínculos familiares en
Besalú, impartía una conferencia en la Curia Real patrocinada por el Ayuntamiento de Besalú.

Me diréis ¿quién es?
En primer lugar os podría decir que es descendiente de los antiguos propietarios de la Curia Real.
Del edificio, antes de que fuese sede de la justicia real, eran propietarios la familia judía de los
Torvisco, establecidos en Besalú ya a finales del siglo XIII. Posteriormente y raíz de decreto
de expulsión de los judíos de Catalunya y España, escaparon a la actual Turquía.
Mario Saban nace en Buenos Aires, Argentina, el 12 de febrero de 1966, de una familia
descendiente de judíos sefardís.

En 1986 comienza sus investigaciones históricas y genealógicas que le llevan a
estudiar el pasado colonial Judío-Argentino. En 1988 es designado como profesor en el Centro
de Estudios Judíos de Buenos Aires. En agosto de 1988 es aprobada su tesis por el Comité
Académico Internacional del Quinto Congreso de investigadores del judaísmo
Latinoamericano organizado por la Latin American Jewish Association. En febrero de 1990
viaja a los Estados Unidos invitado por el grupo Association for Latin American Jews, dando
conferencias en Chicago y Nueva York.

Ha publicado: Raíces Judías del Cristianismo, El Judaísmo de San Pablo, El Judaísmo Español
y Portugués, Judíos Conversos I, Judíos Conversos II “Los Hebreos nuestros hermanos
mayores", Judíos Conversos III “Los Marranos y la economía del río de la plata", La
Cronología del Pensamiento Judío, El Sábado Hebreo en el Cristianismo, La Matriz
Intelectual del Judaísmo y la Génesis de Europa.

Es abogado y ha sido profesor de la Universidad de Derecho de Buenos Aires. Actualmente
imparte cursos en la Universidad de Lleida, además es el secretario de Relacionas Externas de la
Entesa Judeocristiana de Catalunya y presidente de la entidad que promociona la cultura
judía Tarbut Sefarad, de la que Besalú también es miembro.

Con el título los Orígenes judíos del Cristianismo, y en el transcurso de cuatro sábados
consecutivos pudimos gozar de conferencias como:

Jesús visto desde el Judaísmo,
El judío Saulo de Tarso (San Pablo). El Concilio de Jerusalén del año 50. La revolución judía
del 66 y la destrucción del Templo de Jerusalén del año 70.
La iglesia a finas del siglo Y. Las revueltas hebreas del 114 y del 132. El rabino Akiva. San
Justino y San Aniceto en el año 150.
La situación del judaísmo y el cristianismo a finales del siglo II y la ruptura final. Estudio de las
raíces judías de la liturgia cristiana.

Mario Saban da una innovadora visión de los primeros siglos de cristianismo, muy
alejados de la ortodoxia oficial cristiana.

El ciclo de conferencias partía desde la muerte de Jesucristo hasta finales del siglo II cuando se
produce la división entre judíos mesiánicos o sea que creen que Jesús es el mesías y el
judaísmo propiamente dicho.

Considera que en el Concilio de Nicea, 325 d C, se produce la separación real entre judíos
y cristianos, al declarar dogma de fe la divinidad del rabino Jesús.

El judaísmo no podía ni puede reconocer la divinidad del rabino Jesús de Nazareth, en base a
la creencia en un sólo Dios “Escucha Israel, Yahvé es uno de sol....”.

Mario Saban considera, que “Jesús era judío, hijo de judío, que cumplió toda la liturgia
judía, y que murió cerca de su pueblo dominado por el imperio Romano, que descansó todos los
sábado haciendo el bien. Su madre judía, Míriam, que estuvo con él acompañándole, con todos
sus discípulos judíos, y les envió un mensaje de “Amor”, sólo y exclusivamente para el
pueblo judío”.

Esta última afirmación la encontramos en la Cap. X, 5-6 de Sant Mateu donde dice el
propio Jesús a sus discípulos: ”No os encamináis a tierras de paganos, ni entráis a la
provincia de los samaritans; vais, más bien, a las ovejas perdidas de la casa de Israel”.

Mario Saban reafirma el monoteísmo judío y cita el Capítulo XII, hacia 28 y 29 de San Marcos, cuando los Escribas le preguntan “Rabino, cuál es el primer mandamiento de todos? y Jesús
les responde: “Escucha Israel el Señor nuestro Dios, es el único Señor...”. También en el Cap.
XXVII, 46, deja bien claro que Dios es superior a él “Dios mío, Dios mío, ¿por qué
me has abandonado?”

Mario Saban considera y aporta datos históricos y teológicos de que, al menos hasta
los años 124 y 125 d. C., no existía lo que nosotros decimos, propiamente, cristianismo, sino
una corriente, como muchas otras que convivían dentro del mismo judaísmo, y que se llamaban
mesiánicos.

Esta convivencia entre diferentes corrientes dentro de la misma religión para nosotros, los
cristianos, es incomprensible por el dogmatismo que siempre ha gozado el cristianismo.
Los apóstoles predicaban en las sinagogas y no en las iglesias, porque no existían. Todos
ellos eran judíos y en la única cosa en que es diferenciaban de las otras escuelas teológicas
era en la creencia que Jesús era el mesías.

Mario Saban nos humaniza a Jesús y a sus apóstoles, como si restaurase una pintura
antigua, en la cual se van eliminando todos los vestigios sobrepuestos que falsean su
belleza original. Bajo el punto de vista de un católico creyente, a medida que le íbamos
escuchando, descubríamos un cristianismo desconocido.

Tal vez al redescubrir el judaísmo que contiene el cristianismo, nos hace más próxima la figura
de Jesús, un rabino que enseñó el bien a su pueblo y que intentó retornar el
judaísmo a sus raíces, pero sin ninguna intención de crear ninguna nueva religión.
Otra de las figura sobre las que habló Mario Saban fue San Pablo, apóstol que
nunca conoció personalmente a Jesús.

Judío de la diáspora, o sea no nacido en Israel, que ra aíz de la gran afluencia de gentiles
(paganos) a las sinagogas atraídos por el monoteísmo del judaísmo, intentó acogerlos
sin poder prever que estos mismos gentiles más tarde expulsarían a los judíos y
crearían una nueva religión con muchas influencias del paganismo helénico, muy
importante en aquel periodo histórico y que después conoceríamos como cristianismo.
Mario Saban defiende el judaísmo de Pablo que practicó toda su vida y que
predicó más allá del mundo judío, pero no para destruirlo sino para acoger a los paganos
deseosos de conocer el monoteísmo judío.

Creemos que estas conferencias nos han acercado más a nuestros orígenes judeocristianos.
Después de escuchar a Mario Saban, el Nuevo Testamento tiene más sentido para todos
nosotros, además de hacernos entender una pizca al rabino Jesús que vivió en un tiempo y
en una sociedad con muchas convulsiones políticas y sociales.

Mario Saban dice en el prólogo de su libro, Raíces Judías del Cristianismo: “Con la
misma fe con que derrotamos al paganismo imperial de Roma en aquélla época, hoy, podemos
levantar en un marco de libertad y enorgullecernos de nuestra ancestral y común herencia".
Merece la pena leer sus libros, porque dan una nueva dimensión tanto histórica como
teológica de las raíces del cristianismo.

Francesc Grabolosa Roura

Por más información:
http://www.tarbutsefarad.com,
http://www.mariosaban.com,
http://www.mariosaban.com.ar/