Misioneros sefardíes en Jerez de la Frontera

Por José Luis Orellana [Tarbut Los Albarizones].
Pocos jerezanos conocen esta historia tan curiosa. Curiosa por los elementos que intervienen en ellos aparentemente incompatibles. Muchos conocen el auge protestante que hubo en España, sobre todo en Andalucía, en siglos pasados. Pero pocos podrían creer que entre los misioneros que aquí llegaron para establecerse, algunos eran descendientes directo de los hebreos expulsados de España en 1492. Esta es la historia de José Viliesid Seby y su mujer Raquel Ben- Oliel.

 

José Viliesid nació en Salónica el 23 de Diciembre de 1845, en el seno de una familia que descendía de los hebreos españoles que se refugiaron en Turquía en el siglo XV, tras ser expulsados por los Reyes Católicos. Su padre era un antiguo rabino que se había convertido a la fe cristiana.

Su preparación elemental y ministerial, se realizó en Londres y Edimburgo. Tras una breve estancia en Madrid, a donde llegó en febrero de 1869 para estudiar el castellano, fue a Gibraltar, donde se caso con Raquel Ben-Oliel, hija del médico personal del Sultán de Marruecos y descendiente de los hebreos españoles refugiados en Orán.

El matrimonio, junto con el hermano de ella, Abraham, llegan a Cádiz en 1870, como misioneros de la Iglesia Presbiteriana Unida de Escocia. Tras contribuir en el desarrollo y organización extendieron su trabajo evangelístico por los alrededores, dando, al año siguiente, origen a las actuales congregaciones de la Iglesia Evangélica Española en Jerez de la Frontera y San Fernando.

Al llegar a Jerez Jose Viliesid, comenzó a predicar en iglesias católico-romana, y también en otros lugares de la ciudad. A los 18 meses de estancia en la ciudad, el 4 de Julio de 1872, a las 8 de la noche, en una capilla provisional que abrió en la calle Ponce, recibió como miembros comulgantes a 20 personas. El 13 de Julio de 1874, inauguro el actual bello templo neogótico en la calle Argüelles.

Desde 1872 hasta 1881, contó con la colaboración de Rafael Blanco Medina. Su trabajo misionero por los alrededores, cristalizó en las primeras comunidades evangélicas de Bonanza y Sanlucar de Barrameda.

También se ocupó de la Escuela, que se reunía en las dos amplias naves que escoltan al templo; para las que preparó algunos libros de texto.

El Instituto Teológico del Puerto de Santa María, para el que tantas tareas realizó, le tuvo como profesor por muchos años.

Al jubilarse en 1906, fijó su residencia en Madrid. Poco después pasó a Inglaterra; donde murió en la ciudad de Bognor el 2 de Agosto de 1917. Su mujer Raquel descansa en las tierras jerezanas.

Aunque, como hemos dicho antes, parece incompatible que un hebreo realizara una tarea de evangelización cristiana en España. Lo que se le puede agradecer a esta persona es, que muchos jerezanos pudieron tener educación escolar gracias a él; que muchas familias comieron gracias a él, y que muchos enfermos fueron curados gracias a sus dotes de medicina.

También hoy podemos contemplar el hermoso templo que se construyó en la calle Argüelles (en foto), uno de los edificios más hermosos que hoy se levanta todavía en nuestra ciudad.

José Luis Orellana
Tarbut Los Albarizones (Jerez de la Frontera)