Artículos

El “espíritu de San Francisco” o la gran esperanza para anussim y chuetas

El “Espíritu de San Francisco” podría representar una nueva esperanza para los cientos de miles de “anussim” –y algunos chuetas- de cara a su Regreso al judaísmo. Con esa esperanza abandoné San Francisco después de haber asistido al II Think Thank organizado por “Be ‘chol Lashon Internacional”, una organización judía altruista radicada en aquella ciudad californiana, que cada año agrupa a un selecto número de descendientes de judíos para atender no sólo sus necesidades espirituales como tales, sino, en determinados casos como el de los judíos de Uganda, también sus urgencias materiales.

 En el Congreso –por llamarlo de alguna manera- participamos un total de 74 personas procedentes de muy diversos países. Entre ellos nos contábamos 5 españoles: Anun Barriuso y su esposo José Manuel Laureiro, Aharon Franco y yo mismo, acompañado de mi esposa, Margalida Socías. Fueron unas jornadas de estudio y reflexión, en las que destacados especialistas, enfocaron desde puntos de vista muy documentados la problemática de la conversión y el Retorno de los hijos de Israel que permanecemos fuera del pueblo judío. Una de las conclusiones del Congreso, fue la de que somos precisamente nosotros, los anussim y los chuetas, los que debemos determinar qué camino elegimos para retornar y quienes deben ser los rabinos que nos acompañen en este Retorno. Especialmente interesantes fueron las intervenciones del rabí Viñas, norteamericano de origen cubano que reivindica el derecho de los judíos dispersos a la autodeterminación. Por otra parte, Epharim Isaac, profesor de lenguas semíticas en la universidad de Princenton, nacido en Etiopía y poseedor de los secretos del judaísmo más antiguo –en el shabat recitó las oraciones con la salmodia de los sacerdotes del Primer Templo, anterior a la diáspora de Babilonia- planteó el hecho de que, contrariamente a lo que se cree, el judaísmo sí es prosélito. “Lo que ha sucedido históricamente –añadió- es que las distintas persecuciones le han impedido desarrollar esa labor prosélita que es inherente a todas las religiones”.

Como dato especialmente interesante, cabe destacar la presencia de Ishe F.C. Raulinga Hamisi, el rey de los Lemba, una tribu ugandesa judía, descendiente de los esclavos que se llevaron los judíos cuando Nabucodonosor los liberó de la esclavitud en Babilonia. Ese hombre afable y campechano, cuenta con un millón de súbditos, cuya singularidad ha sido reconocida por el gobierno de Uganda. La entidad organizadora del Congreso mantiene con sus aportaciones una escuela y un hospital en el país africano, de los que se benefician no sólo los judíos, también muchas otras personas. Era emocionante escuchar sus rezos y sus recitaciones de la Torà en hebreo pero con ritmo africano.

Regresé de San Francisco con una idea fija en la cabeza: el rabinato de Israel no podrá detener la marea anussim, que ya es un clamor en todo el mundo. El Retorno, de una u otra manera, es posible.  

Ver más fotos