Carta del presidente de Tarbut Bailén

ANTONIO GARCÍA CARMONA

Saludos a todos los que formáis parte de Tarbut Sefarad.

Me llamo Antonio García Carmona y Mario Javier Saban me ha pedido hacerme cargo de Tarbut Bailén, cosa que agradezco por fijarse en mi humilde persona. Bailén es un pueblo de la provincia de Jaén muy próximo al paso de Despeñaperros y nudo de carreteras de Andalucía.

No soy una persona muy culta, tengo solo un bachiller elemental o lo que es lo mismo hoy en día un graduado escolar.

Pero, por el  cariño hacía Israel y el pueblo hebreo, no me importa implicarme, en la medida de mis posibilidades, en dar a conocer todo lo referente a este pueblo.

Por eso desde Bailén y en combinación con Tarbut Linares y Úbeda trataremos de que Israel sea conocido, su cultura, su aportación a la humanidad y la defensa que con su propia sangre  está llevando a cabo frente al islamismo.

Recibid un cordial Shalom. El Eterno os bendiga.

Antonio García Carmona

Carta de la presidenta de Tarbut Marbella

 ROZITA ILES MUSAFIA

Shalom a todos los amigos de Tarbut Sefarad:

Nací e hice una parte de mis estudios en Sarajevo, donde también nació mi madre y donde llegaron mis abuelos hace cinco siglos desde Sefarad. Desde mi niñez sentí la curiosidad por la lengua “Ladino” – el antiguo castellano, que hablaba mi madre con su familia, en un país donde la lengua oficial era serbo-croata.

Sefarad se mantuvo siempre en los recuerdos de los judíos sefardíes de los Balcanes a través de su lengua, museos, sinagogas, canciones, poesía, romanceros y comida.

Aunque soy periodista, toda mi vida la he dedicado a la cultura judía. Mientras vivía en Yugoslavia, trabajaba como organizadora de las actividades culturales judías en el país.

Continuar leyendo

Carta del presidente de Tarbut San Fernando

 FERNANDO RODRÍGUEZ IZQUIERDO
 Hola amigos, bienvenidos a Tarbut Sefarad San Fernando.

Soy Fernando RodrÍguez Izquierdo, nací en la Judería de Jerez en 1945. Durante mi infancia nadie me explicaba nada. En cuanto crecí, me dediqué a indagar sobre los judíos. Descubrí una historia apasionante, que ha marcado mi vida.


Siempre he deseado tener una conexión con el mundo judío y, en especial, con aquellas personas que, como yo, tienen apellidos judíos. A través de Internet descubrí las páginas de Tarbut Sefarad. Mi felicidad me ha hecho rejuvenecer.

Recordando la historia, los primeros judíos llegaron a la Península Ibérica, a raíz de la Diáspora ocasionada por la destrucción del Templo y de Jerusalem por Nabucodonosor. Éstos, andando a través de la Europa de entonces, y por el sur, por nuestras costas mediterráneas con los mercaderes y navegantes fenicios. Aunque muchos sufrieron la expulsión, la mayoría prefirieron la conversión forzosa; gracias a los cuales, nosotros sus herederos estamos rescatando la cultura sefardí. Otros retornando a la religión judía.
San Fernando tiene una rica historia desde la más remota antigüedad.

Desde esta página invito a cuantas personas quieran unirse a nosotros o a quienes puedan facilitarnos cualquier información que nos ayude a recuperar la memoria histórica de la riquísima cultura sefardí; como canciones de cuna, recetas de cocina, restos arqueológicos, como los escalones de piedra de las casas de la calle Honsario de Jerez que, en la parte inferior, tenían inscripciones del Cementerio judío. También nos gustaría tener alguna fotografía de un plato con una frase en arameo, encontrada hace pocos años en el centro de Cádiz, en los restos de una Factoría Fenicia, en la calle Ancha.

Sin más por hoy. ¡Os esperamos amigos¡

Fernando Rodríguez Izquierdo

Carta del presidente de Tarbut Cambrils

RAFAEL GIRÓN SÁEZ
 Shalom,

La humanidad está llegando a su mayoría de edad; ese momento en la civilización en que hay que responsabilizarse definitivamente de nuestro presente y futuro.

Los mitos que alimentaron las creencias de una humanidad ingenua están cayendo hoy en día, en gran parte gracias a los avances de la moderna historiografía, la cual ha avanzado enormemente en los últimos cuarenta años.


La gente tiene deseos (y el derecho) de conocer la verdad. Y la verdad es solo una: la que es y no hay otra. Ahora nos toca descubrirla (aunque quizás no nos guste), o confirmarla si resulta ser aquella en la que hemos creído; y en cualquier caso hemos de adaptarnos a ella…

El Dr. Saban es todo un ejemplo a seguir junto con el de otros ya que, en esta ansia de conocer la verdad (“la verdad os hará libres”), hay muchos investigadores caminando por ese duro pero apasionante sendero.

La cultura judía hay que conocerla, y tratar de explicarla, porque está en los orígenes de nuestra civilización occidental judeo-cristiana. No creo que convenga hacerlo por razones dogmáticas, religiosas, políticas o de mera curiosidad cultural, sino porque su conocimiento es pura y simplemente esencial.

Algo ocurrió hace unos 3.500 años atrás, que ha sido transmitido de generación en generación y que es la base de nuestra ética; algo insólito en la historia conocida de la humanidad: A Close Encounter of the Third Kind, dirían algunos. Nunca se ha tenido tan clara convicción de una relación tan directa entre una entidad sobrenatural (no terrenal) y el hombre. Y de ese encuentro y relación surge no solamente un mandato ético para la convivencia y el desarrollo humano, sino un pacto.

Cuando era niño estudiábamos oficialmente en España una asignatura de religión, que luego continuó en nuestra juventud durante todo el bachillerato y el curso preuniversitario. Recuerdo con nostalgia el libro “Historia Sagrada”, segundo grado, de la editorial Luis Vives S.A. de Zaragoza (edición de 1952, que conservo y releo gracias a una reciente reimpresión) y de autor desconocido para nosotros porque firmaba simplemente “el autor”. Había una primera parte que nos fascinaba, y con la que conectábamos con facilidad: la historia del Pueblo Elegido. Más de un centenar de páginas cuyo relato vivíamos como si nosotros fuéramos parte del mismo…

En la actualidad hemos llegado a la Luna, y hoy en día es incluso normal decorar nuestras casas con bellas fotos de Marte, las cuales nos resultan ya familiares y naturales. La aventura exterior no ha hecho sino comenzar; y eso que hace cincuenta años levantaba suspicacia y duras críticas entre los escépticos.

Todo lo trascendente para el hombre ha venido siempre del exterior, del “cielo”, que es hacia donde vamos ahora en un afortunado e imparable camino de regreso. Pero hay que comenzar partiendo del Sinaí…

Rafael Girón Sáez

Carta del presidente de Tarbut Lucena

FERNANDO CARBONELL

Querido Mario Sabán, al fin tengo el primer momento para contestarle a su maravilloso ofrecimiento de presidir Tarbut Lucena.
Por muchas razones, todas muy subjetivas y poéticas, algunas oníricas, otras quizá astrales, todas muy cordiales, el asunto me parece encajar de forma bella y misteriosa.
Sin embargo, desde puntos de vista más físicos y prácticos, creo que hay muchos inconvenientes, que paso a exponer: Yo soy nacido en Córdoba capital. Me siento muy cordobés y mi familia, mi madre y amigos allí viven.

Continuar leyendo

Carta de la presidenta de Tarbut Rubí

 VERÓNICA PEINADO

Shalom a todos:
Mi nombre es Verónica y soy la presidenta de Tarbut Rubí. Es un placer formar parte de esta red donde aprenderemos y daremos a conocer de nuestra cultura judía.

Todo comenzó con mis padres. Aunque éramos cristianos, siempre habían amado al pueblo y lo habían apoyado incondicionalmente transmitiéndonos en todo momento este sentimiento.

Al tiempo mi padre descubrió que sus abuelos tenían apellidos judíos al igual que los de mi madre, eso no llenó de alegría y de respeto. A partir de esos hallazgos mis padres fueron los promotores interesándose por el mundo judío y contactando con una comunidad de Altea con la que fuimos a Israel (una de nuestras mejores experiencias).

Continuar leyendo

Carta del presidente de Tarbut Castellón

WILLIAM VALENZUELA LÓPEZ
 Shalom:

Mis queridos hermanos, reciban un cordial saludo desde este rinconcito de España. Es para mí un grato honor ser el representante de Tarbut Sefarad aquí en Castellón; además de ser un honor, es un reto y un compromiso, tanto con Hashem como con el pueblo judío.

A través de la historia, España se ha caracterizado como punto de encuentro de cristianismo, judaísmo e islam, que en tiempos de antaño vivían en paz y tolerancia. Pero esa paz y tolerancia fue cambiada por la persecución y el desarraigo de las costumbres y creencias de nuestros pueblos, especialmente el judío.

Pero para el Eterno no hay nada imposible, y los descendientes de aquellos que, por circunstancias de supervivencia, tuvieron que abandonar sus costumbres y tradiciones hoy retornan al sitio de su expulsión.

Es nuestro deber hacer conocer aquella cultura tan rica en todas sus formas para así eliminar los paradigmas y prejuicios mal fundados sobre nuestra identidad. Hoy el Eterno está llamando a los hijos de aquellos que, con su vida y humillación, trataron de preservar su descendencia y así sembrar unas semillas de esperanza para un retorno a la tierra a nuestras tradiciones y a la vida.

William Valenzuela López
26 de julio de 2009


Carta del presidente de Tarbut Gandía

 VICENT ESCRIVÁ AGUD 

Siempre sentí un especial respeto y cariño por la cultura sefardí, tan injustamente extirpada de España.  El amor que profesaron a esta tierra aun perdura. La pervivencia de la lengua y de sus particulares costumbres así lo atestigua.

El pueblo judío es un ejemplo de conservación, tan viejo y tan sano. Es un árbol sefirótico que hunde sus raíces en las doce tribus de Israel y da su fruto en cualquier rincón del mundo. Una de sus ramas se implantó fuertemente en Sefarad y durante muchos siglos dio muestras de su fortaleza y dinamismo.

Sefarad se convirtió en una segunda tierra de promisión, aunque siempre persistió en el recuerdo las glorias de la que fue la mayor victoria de Josué. El camino espiritual se vio entonces como un recorrido a la inversa. Jehuda Ha-leví de Tudela, del siglo XI, partiendo desde Navarra realizó su búsqueda espiritual hasta encontrar en Jerusalén el punto final de su peregrinación, la búsqueda de la Sekinah, la destrucción del templo de su cuerpo y el retorno a su origen. Siempre me gustó ver en Jerusalén una especie de ombligo mientras que  Sefarad, como bien se representa en los atlas, la distingo como la cabeza decapitada de un mártir que busca recomponer su cuerpo esperando la resurrección.

Personajes como  Abulafia, que amplió el camino de la meditación a mujeres y gentiles; Moisés de León, que optimó la tradición antigua; Salomón Ibn Gabirol, admirado incluso por los sufíes españoles,  todos ellos y muchos más fueron mis mejores aliados en el camino. España se decapitó a si misma al prescindir de tan valioso tesoro.

Rescatar el espíritu de Sefarad es primordial para la salud de Israel, ahora que abundan las voces disonantes, el discurso del odio y el olvido de lo que en su día fue el entendimiento de Sefarad,  allí donde convivían tres religiones, y sus místicos se reunían en una misma fe en Dios.

Provengo de una familia de fervientes católicos. Mis padres son personas de gran bondad, justas y con una entrega y amor al prójimo sorprendentes. Supongo que si hubieran nacido judíos, de igual modo Dios los hubiera tenido presente para demostrar que la humanidad es capaz de producir santos.

Mi madre siempre dijo que el Amor es un Don, y su señor fue Jesucristo que para ella representó el Amor en toda su expresión, el judío que intentaba convencer a los que no soportan que Dios se exprese como un padre, gente de dura cabeza que intentan que Dios se esconda en su propia exclusividad. Aquí  entendemos que tanto católicos como judíos y musulmanes somos hijos de un mismo Dios que ni es judío, ni cristiano ni musulmán, no admite copyright.

Otra cuestión es la cultura y la religiosidad, y la más genuina es la judía por ser la más antigua, y de la que hay que sentirse orgulloso, del mismo modo que una voluntad poderosa ha podido establecer un país judío, ahora llamado Israel, que no deja de ser un lugar para la discordia mientras se dispute su exclusividad.

Ya le comenté a Mario Saban que si en Tarbut Sefarad existe el entendimiento, no me importaría ser sefardí. Quizás tenga sangre judía pero no me voy a sentir más orgulloso de mi linaje que si no la tuviera.

Vicent Escrivá Agud

Danza de la tradición israelita

Mari Heras nos recomienda este vídeo que nos muestra una danza de la tradición judía: Hashu'al.

«He pensado que sería interesante aprovechar la oportunidad que brinda este video, producido por Ediciones SM (1996) con fines pedagógicos en la Ediucación Secundaria Obligatoria y que, de la misma manera que lo muestro en clase de la ESO, pueda servir también para una clase a través de esta web, a todo aficionado al folklore israelí», nos dice Mari Heras.

Continuar leyendo

Carta de la presidenta de Tarbut Cádiz

Por María José B. Fernández

 Shalom desde Cádiz:
Me llamo María José B. Fernández y desde hace años me identifico mucho con el pueblo judío y su cultura. Recibí la petición de Mario Sabán ofreciéndome esta oportunidad de trabajar en Tarbut Cádiz y, después de meditarlo, decidí aceptar, teniendo en cuenta que Sefarad es una tierra solidaria y sobre todo la tierra de Andalucía que alberga y apoya tantas culturas. Mi deseo es que desde Tarbut Sefarad Cádíz podamos ofrecer todo nuestro apoyo dando a conocer, en esta tierra gaditana, la riqueza que el pueblo judío tiene, no solo cultural, sino espiritualmente. Y, sobre todo, animar a aquellos que estén interesados en este tema a que puedan escribirnos, y participar de sus opiniones y trabajos dentro de un marco de respeto y tolerancia.

Continuar leyendo