Recortes de prensa

Podrían hallar las páginas perdidas de un ejemplar de la Biblia en idioma hebreo

2/11/2008   |    Publicado por NOTI ISRAEL.

El ejemplar es conocido como ‘El Códice de Aleppo’, y estaría a punto de ser encontrado tras una intensa búsqueda por cuatro continentes. Según los expertos, el documento podría ser más importante que los Rollos del Mar Muerto, pues es considerado la edición definitiva de la Biblia judaica. Según diferentes versiones, los Cruzados se apropiaron de esa Biblia para exigir rescate, el fuego casi la destruyó e incluso fue contrabandeada a través de las fronteras de Oriente Próximo en una lavadora.

Pero en 1958, cuando la Biblia llegó finalmente a Israel, 196 páginas (alrededor de un 40 por ciento del total) habían desaparecido.

La clave para encontrar las páginas perdidas podría estar en la diáspora de judíos que se radicaron en Aleppo (Siria), donde el manuscrito fue guardado durante siglos en un arcón de hierro, dentro de una sinagoga.
Un punto crucial en su historia se registró tres días después de que la Organización de las Naciones Unidas aprobó una resolución aceptando la creación del Estado de Israel en 1947.

En ese entonces, una turba Siria, indignada ante la resolución, quemó la sinagoga hasta los cimientos. Los judíos de Aleppo rescataron el Códice, pero en los años siguientes la comunidad, integrada por unas 10.000 personas, se vio obligada a huir hacia diferentes partes del planeta.

Los expertos creen que los judíos de Aleppo tendrían en su poder algunas de las páginas desaparecidas; otras habrían sido adquiridas por comerciantes de antigüedades.

Hasta ahora, dos fragmentos han aparecido: una página completa (1982) y un trozo más pequeño (2007) que había sido portado durante décadas por un residente de Brooklyn, Sam Sabbagh, como amuleto de la buena suerte.
Cuando el Códice llegó a Israel hace 50 años fue entregado a Itzjak Ben Tzvi, entonces presidente del país y experto en comunidades judías del mundo islámico.

Aunque el manuscrito está en el Museo de Israel, junto con los Manuscritos del mar Muerto, el Instituto Ben Tzvi (fundado por el fallecido presidente) continúa siendo su custodio legal y respalda la nueva búsqueda.

“De acuerdo con rumores, no sólo hay pequeños fragmentos, sino capítulos enteros, y eso ha causado gran entusiasmo”, dijo Adolfo Roitman, curador del Museo de Israel a cargo del manuscrito.