CASTELLDEFELS

La desvergüenza

4/5/2009 I Publicado por Última Hora.
Quienes sufrimos la dictadura franquista, aliada de Hitler, nos habíamos imaginado una Europa de las libertades y no paramos de recibir batacazos. No consta que los representantes de España abandonasen el hemiciclo por vergüenza y dignidad cuando el islamofascista Ahmadineyad acusé de racismo a las víctimas de racismo. En 1968 Irán, igual que otros países islámicos, igual que la España de los Reyes Católicos, efectuó una limpieza étnica de judíos por el simple hecho de serlo. Les robaron sus bienes y los echaron del país. Israel se ha formado con judeoespañoles y con judeoiraníes, además de judíos víctimas del racismo de otras naciones. 


Ver al primer ministro suizo agasajando a quien predica la aniquilación del Estado de Israel, aplaudido por España y países latinoamericanos que al final de la guerra acogieron a criminales nazis al tiempo que dificultaban la inmigración de las víctimas judías, ver a autoridades del Reino malbaratar el presupuesto público para editar panfletos contra Israel, con el pretexto de un inexistente «pueblo palestino», ya que palestinos son en cualquier caso tanto los árabes como los cristianos y judíos residentes en Palestina, es realmente desalentador. Pero ese antisemitismo disfrazado de antisionismo tiene un objetivo claro: cercenar las libertades conseguidas hasta ahora con el pretexto del terrorismo islámico antisionista, llamado ahora internacional. Las autoridades europeas siguen financiándolo, pues les ayuda a propagar el miedo y humillar a sus ciudadanos.

Entre tanto, el Parlamento Europeo, que viene acordando leyes restrictivas de las libertades, se dispone el próximo 5 de mayo a votar otra ley que, de aprobarse, acabaría con el coto de libertad que supone Internet. El antisemitismo, ahora antisionismo, amenaza la vida y la libertad no sólo de los judíos, sino también de todos los que quieran ser libres. 

Pere Bonnin