MONTBLANC

Una mirada a la poesía en Montblanc

Por Patrizia Luna [Tarbut Montblanc]
En días pasados tuve el placer de tener un encuentro con la poeta Rosa Lentini; aunque nacida en Barcelona vive en Montblanc desde hace varios años. Entre los temas de nuestras conversaciones agradables y amenos hablamos de un mundo que guarda una gran riqueza cultural, el mundo de la poesía y para comenzar comparto con vosotros este fragmento.

 

MAPAS (III)
De Rosa Lentini

De madrugada el óvalo de la noche al derramarse
devuelve el frescor como una bendición
y el mundo pasa vacío y sin palabra.

Reacios a ver perdidos esos fulgores
los muertos esperan a que alguien
copie sus nombres en la gran yema lunar.

El amor es lo que todavía está por trazarse
en un extremo anónimo del cielo
que los aleros de algunos tejados ocultan.
En el extremo opuesto se descubren zonas vírgenes
dispuestas a brillar.

Por un instante mi voz recitando
acorta las distancias.
Un encuentro detrás de una memoria
una parcela invertida que nunca se desplaza
aunque ya nada sea reparable
aunque nada se asiente
definitivamente tras haber llegado,
aunque el tiempo en que tememos ser desalojados
sea el que sostiene la vida
y el centro esté aquí,
lleno de deseo y ausencia.

A veces no imaginamos que  profunda puede ser una palabra hasta que la vemos plasmada en un poema. Entre esos juegos de palabras descubrimos lo más profundo e intimo del poeta, de la época, de un lugar, de la historia.

Ver fotos en Flickr

 

ROSA LENTINI

Poeta, traductora, crítica y co-editora de Ediciones Igitur

Miembro fundador de las revistas Asimetría (1986- 1988) y Hora de Poesía (1979-1995), de la cual fue su directora. Responsable de la coordinación del ciclo de poesía mensual “Dimarts Poétics” (2000-2005).

Inquieta, abierta, sensible, perceptiva hacia aquello que en un momento marca tendencia y se convierte en una historia en el mundo.

Su gran trayectoria nos permite ver que, además de sus excelentes obras, ha visto por otros poetas y gracias a ella nos permite conocer y disfrutar otros sentires en el mundo rescatando a aquellos que quedaron olvidados, recopilando, seleccionando traduciendo y abriendo nuevas páginas.

Su espíritu inquieto y su gran amor por la poesía la ha llevado a los cofres misteriosos de sentires judíos; es así que dentro de sus ediciones podemos encontrar escritores como: Else Lasker-Schuler (Mi piano azul y otros poemas), Hermann Broch (En mitad de la vida); Osip Mandelstam (Tristia y otros poemas, Cuadernos de Voronezh), Franz Werfel (El secreto de un hombre y La muerte del pequeño burgués).

Pero algo que también la ha inquietado son las mujeres poetas, como Djuna Barnes (1911-1982), con una poesía surrealista y metafórica. En 2004, selecciona, recopila y traduce algunos de sus poemas más significativos y los publica y edita en el libro Poesía reunida de Djuna Barnes.

Le llama la atención que en Estados Unidos, en los años 50-60, las mujeres luchan por las mujeres, y con esto comienza el movimiento feminista y la emergencia de la poesía hecha por mujeres, en la cual dejan ver cuál es la situación de la mujer en la sociedad . Comenta: “Nos decían: ¿en una poesía hay diferencia entre hombres y mujeres? Hay que escribir bien”; “La mujer aporta una poesía con una riqueza unida a sus propias costumbres, a las de sus ancestros, y plasma más realismo, más creatividad, más amplitud, se acepta el surrealismo”. “En España el tipo de poesía era como la de Santa Teresa, pero en los años 80-90 la tendencia es de un realismo brutal”.

Por lo tanto, en 1991, la poeta Rosa Letini, junto con la poeta estadounidense Susan Schreibman, seleccionan, traducen y publican Siete poetas norteamericanas actuales, en donde nos encontramos a las poetas más importantes y vanguardistas, a aquellas que revolucionaron la poesía y que dejaron ver a la mujer en la sociedad, en la familia en el mundo y que marca “una de las primeras piedras de toque” que rompió con lo que se hacia en España.

En esta obra nos encontramos las poesías más selectas, y entre estas mujeres vanguardistas a las poetas judías (aquí hablo muy brevemente de ellas y menciono las poesías que están publicadas en este bello libro).

 

Denise Levertov. Nació y creció en Ilford, Esser, en 1923, hija de padre judío jasídico descendiente del rabino ruso Schneour Zalman. La poeta tiene una riqueza cultural que va desde los idiomas hebreo, ingles, alemán hasta el ruso, el ser y no judía, ya que su padre se convirtió al cristianismo, cansado de ser perseguido. Todo ello da a la poeta un sentido de cuestionar, de pertenecer y no.

De entre sus poesías: Antepasados ilustres, La escala de Jacob,Canción para Ishtar, Tiempo para respirar, Una mujer sola.

 

Maxine Kumin. Nació en Germantown, Philadelphia, en 1925, dentro de una familia judeo-reformista, pero, al vivir junto a un colegio cristiano, recibe enseñanza de este. Sus poesías reflejan una yuxtaposición entre el judaísmo y el cristianismo, preocupada por el rol de la mujer en la sociedad, entra con sutileza dentro de la relación hombre-mujer de esa época.

De entre sus poesías: Somos, Nuestra escala en tierra será breve, Pesar, Despues del amor, Continuum, Un poema de amor.

 

Adrienne Rich. Nació en Baltimor, Mariland, en 1929. Su padre Arnold Rice Rich era de familia Jjdía, su madre era protestante, pero Adrienne y su hermana crecieron como cristianas. Su padre fue de gran influencia para ella, contaba con una biblioteca con escritores como Ibsen, Arnold, Blake, etc. quienes encendieron su interés. Se preocupa por la opresión de la mujer y más que cualquier otra poeta encarna los sueños, las esperanzas y logros del movimiento feminista.

De entre sus poesías: Marco, Poesía III, Para un ocupante, Baltimor: un fragmento de los años treinta, Para el registro.


Linda Pastan
. Nació en la ciudad de New York en 1932, dentro de una familia judía. E n su vida y sus poemas refleja su profundo judaísmo. “Demuestra el don de expresar lo ordinario, lo cotidiano de la vida sin renunciar a una simplicidad poética que retrata la vida de la mujer en sus facetas de esposa, madre, hermana, hija y amante. Su poesía puede ser vista como el testamento de una mujer capaz de sintetizar en un solo día simbólico una vida desde la adolescencia hasta la edad adulta, su capacidad de entrever a través de la cotidianidad y mediante una serenidad atenta, exenta de todo elemento trágico, pero a la vez ese otro mundo que aparece a la vuelta a lo que parecía inocente”. Se interesa en la ansiedad que existe debajo de la superficie de la vida diaria.

De entre sus poesías: Entra dócilmente, Voces, Una pequeña historia del pensamiento judío en el siglo veinte, Éticas, Un nombre.

Sobre esta excelente poeta, Rosa Lentini comenta: “La poética de todos los poetas, simplicidad, me quedo con ella”. Al haber leído varios de sus poemas, yo también me quedo con ella.

 

Entre los trabajos de la poeta Rosa Lentini que aún están en proceso tenemos un libro, Tsunami, con 17 poesías y 17 dibujos en donde ella ha rescatado algunas de sus poesías de su anterior libro El sur hacia mí.

“Por entonces, cuando salió el libro, en 2001, tres años antes de que hubiera el gran tsunami que asoló las costas de oriente, cuando todo el mundo desconocía qué era, yo lo utilicé para escenificar la mayor fuerza destructiva natural, como alegoría de la devoración y del asolamiento que queda después. Lo que describo en el libro es un "paisaje después de la batalla", un territorio asolado y casi yermo donde se hay que volver a empezar de nuevo con lo poco que ha quedado”.