Noticias Iuventa

Un centenar de jiennenses conoce sus orígenes judíos

DIARIO JAÉN. 08/02/2004.
Un plácido paseo matutino por las calles más representativas de la historia hebrea de la capital del Santo Reino. Más de un centenar de jiennenses participó ayer en la visita guiada por la judería de la ciudad organizada por la Asociación Cultural Iuventa, en colaboración con la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, como anticipo a la celebración del Día de Andalucía. elena lara molina / jaén
La cita, que poco a poco se va consolidando, comenzó a las diez de la mañana en el Archivo Histórico. El espacio de Santo Domingo, en el que estuvieran los Dominicos y se ubicara en otra época el Tribunal de la Inquisición, sirvió de punto de partida para profundizar en los orígenes de las comunidades hebreas en “Sefarat”, en España y su presencia en la ciudad. Desde el Archivo, en el que los participantes degustaron un tradicional desayuno hebreo, la comitiva se desplazó hasta las calles de la judería. Allí, los asistentes conocieron a partir de qué momento el barrio judío se convierte en zona de conversos y tuvieron la oportunidad de pasear por la calle Santa Cruz donde se ubica una sinagoga, situada a las espaldas del monasterio de Santa Clara. El secretario de Iuventa, Rafael Cámara, explicó que el motivo de que la calle se denominara Santa Cruz era una manera de cristianizar una zona que con anterioridad había sido pagana e informó sobre la morfología de las vías, la trama urbana y los tipos de excavaciones arqueológicas en una judería. Los asistentes visitaron también la iglesia de San Andrés, ya que, según Cámara, existen númerosos indicios que apuntan que era una sinagoga, aunque no existe ningún documento que lo acredite, “pero hay muchos indicios”, añade el secretario. El paseo siguió por la calle y Plaza del Rostro, y el Callejón del Gato, “una entrada que es muy ilustrativa para conocer la entrada al adarve que había en la ciudad, separado y con apenas tres salidas, donde los hebreos tenían la posibilidad de cerrar las puertas por la noche o quedarse encerrados como medida de protección y seguridad”.