Noticias Iuventa

Reencuentro con los judíos

IDEAL DIGITAL. 20/04/2006.
Descendientes de sefardíes expulsados de la ciudad en 1492 y que han .mantenido en apellido D Jaén regresan a las calles de la judería. MIRIAM D Jaen Abolafia apenas chapurrea español. Ha vivido en Asia y Estados Unidos. Ahora estudia en Francia. Sin embargo, cuando recorría ayer las calles del casco antiguo de Jaén intentaba sentirse como en casa.
En esos mismos callejones habían vivido sus antepasados, y su recuerdo había acompañado a su familia durante generaciones, sobreviviendo a la maldición de la diáspora que persigue al Pueblo Elegido desde hace milenios. Por los Balcanes, por Turquía, Bulgaria, hasta que el siglo pasado su bisabuelo, el rabino y dramaturgo Sabety Djaén, se trasladó a Argentina. Ahora la familia vive en Seatle, en Estados Unidos. «Después de 500 años hemos vuelto».

Miriam ya estuvo en Jaén hace años, aunque no recordaba con demasiado agrado esa visita. No consiguió descubrir las huellas de sus antepasados, de su propio origen y de la comunidad hebrea de cuya existencia hay pruebas irrefutables. Pero la familia está haciendo cuanto está en su mano para recuperarlo. El pasado 9 de noviembre el patriarca de los D Jaén, Carlos, inauguró las nuevas placas de cerámica que nombran las calles de la zona antigua donde estuvo la judería.

Apellidos

En la sinagoga de Miriam y Ricardo, en Seatle, viven otros sefardíes cuyos apellidos recuerdan el pasado español, un tiempo en que tres culturas vivían juntas en la misma ciudad. En el otro extremo del mundo aún hay quien lleva con orgullo apellidos como Córdoba o Toledano. Incluso tan lejos en el tiempo y en la distancia han encontrado a otra familia que firma con un revelador Dejaen. «Nos hemos hecho muy amigos», dice Ricardo D Jaén.

El empeño ahora de los D Jaén y los de la asociación Iuventa es integrar la ciudad en la ruta de las Juderías, que tiene en Toledo y Córdoba sus santuarios principales. Así que buscando los hitos de ese pasado hebreo visitaron la iglesia de San Andrés, que se cree que fue una sinagoga. Después un recorrido por las calles de la antigua Judería, que se reencuentra así con los descendientes de sus antiguos habitantes.