Jaén recuerda a las víctimas del Holocausto

El sábado 29 de enero de 2011 la ciudad de Jaén acogió un acto con motivo del Día Oficial de la Memoria del Holocausto y la Prevención de los Crímenes contra la Humanidad, que también es Día Oficial en el municipio de Jaén por acuerdo plenario de su Ayuntamiento de 27 de enero de 2010. El acto, organizado por la Asociación IUVENTA - Tarbut Sefarad Jaén, consistió en una visita guiada que comenzó a las 19,00 horas en la Plaza del Pósito.

Se realizó un recorrido por la historia de judía y judeoconversa local, visitando escenarios como la Plaza de Santa María y entorno de la Catedral de Jaén, íntimamente relacionados con la Inquisición española, la calle Maestra, espacio donde se desarrollan leyendas despectivas contra la comunidad judeoconversa o la propia judería, espacio de vida diario de la comunidad hebrea giennense dónde se ubicaban sus sinagogas, escuelas, hornos, carnicerías o baños, entre otros edificios comunitarios.

La visita finalizó en la Plaza de los Huérfanos, donde se encuentran los restos arqueológicos del acceso con el que contaba el desaparecido recinto amurallado de la urbe para entrar en la Judería. A los pies del Monumento a los Sefaradíes, una Menorá de dos metros de altura, los representantes de diversos colectivos sociales y políticos de la ciudad colocaron velas en memoria de los millones de víctimas del Holocausto.

Tras la lectura de un manifiesto, participaron en el encendido de velas la propia Asociación IUVENTA - Tarbut Sefarad Jaén, la Federación Jiennense de Discapacitados Físicos, la Asociación COLEGA-Jaén, la Asociación de Mujeres Gitanas Sinando Kalí, Amnistía Internacional, Familias por la Diversidad, Fundación Secretariado Gitano, Coordinadora de ONG,s para el Desarrollo de Jaén, la Asociación Cultural Amigos de los Íberos, Tarbut Shorashim y los grupos municipales del PSOE, IU y PP.

Al finalizar el acto se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas y, a nivel individual, muchas personas se acercaron hasta el Monumento-Menorá para colocar más velas.

A pesar de que fue una tarde muy lluviosa, un nutrido grupo de personas aguantó hasta el final en el deseo de recordar la tragedia más grande de la Humanidad con el afán de que sea la memoria la que impida que se repitan atrocidades similares.

{igallery 160}