Noticias

Notas sobre la judería de Jerez de la Frontera

La judería era un espacio cerrado con un muro que la separaba del resto de la ciudad; que, era un barrio edificado al costado de la muralla de la ciudad por lo que se habla de "un corraleio, que es cabo de muro". Un total de 93 casas configuraban este barrio, del que hemos destacado sus edificaciones más importantes. Recorriendo en la ciudad actual el espacio urbano que ocupaba este peculiar barrio, no nos resulta difícil aplicar también a la judería jerezana una descripción común del historiador Luis Suárez que afirma que «en los barrios judíos las calles se tornaban estrechas, tortuosas, casi impracticables, porque había que aprovechar al máximo el espacio habitable disponible" .


Aunque esto no va a ser en Jerez un problema exclusivo de la judería, sino de toda la ciudad que se ve obligada a crecer dentro del limitado espacio del recinto amurallado. Al fin y a la postre, la ciudad se va a ver obligada a derramarse, en épocas posteriores, fuera de sus murallas. De esta forma, nacerán los arrabales de San Miguel y Santiago que, según nos contarán las crónicas, serán ya barrios populosos, cuando dos siglos más tarde, los Reyes Católicos visitarán Jerez.seguidores de la ley de Moisés, a quienes se reparten casas y constituye en barrio aparte. Por el número de sus pobladores, por las dos sinagogas que en ella existieron, por su persistencia y los privilegios con que los reyes distinguieron a sus moradores, la judería xericiense debió ser una de las principales, del ya extenso reino castellano, ocupando no escasa superficie del no muy abundante espacio abarcado por las murallas de la ciudad. Sita en las proximidades de la puerta de Sevilla, donde años después se levantó el monasterio de S. Cristóbal y calles aledañas, alguna de las cuales aún conserva su nombre, se extendía fuera de muros con un amplio fonsario que contorneaba parte del lienzo de muro que iba desde la puerta de Sevilla a la del Marmolejo o Real y algunas escrituras nos muestran a sus habitantes poseyendo casas y heredades en los arrabales y alfoz jerezanos, cosa poco corriente entre hebreos, cuyas fortunas entonces consistían en numerario y mercaderías con el tráfico de los cuales vivían y juntaban considerables caudales".

Gracias al Libro del Repartimiento podemos situar y conocer mejor, de primera mano, la historia y la constitución, en el nuevo reparto, de la aljama jerezana. Por él sabemos que en esta ciudad se instalaron unas noventa familias judías, de cuyos cabezas de familia nos ocuparemos más tarde y de los que conocemos incluso sus nombres, gracias a este valioso documento. Estas familias se establecieron en el barrio de la judería que estaba separado del resto de la ciudad por una muralla, y cuya descripción detallada se encuentra en el texto del códice que presenta la distribución y reparto de este barrio jerezano en 1266. `Acabadas las casas de los del algarbe -dice el texto-comentamos las de la judería". Y, a partir de ahí, una detallada y bien orientada descripción de calles, casas, corrales y linderos. Se trata del último barrio del que se ocupa el Libro del Repartimiento, y es un barrio anejo a la collación de San Dionisio. González Jiménez y González Gómez, en un estudio ya citado, escriben que "al interior del barrio hebreo se accedía por una puerta llamada de la Judería.

Posiblemente este recinto urbano existía ya en el Jerez musulmán. A la comunidad hebrea, además de las casas y solares se le entregó una serie de edificios de utilización común, tales como una alhóndiga para la venta de la harina, dos sinagogas y un antiguo almacén para ser convertido en casa de la merced o albergue de judíos en tránsito o rescatados de la esclavitud. Todos ellos, por supuesto, ubicados dentro de la judería".

El texto que copiara en 1338 Aparicio Martínez, "discípulo y criado" del abogado Alfonso Martínez, por mandato del concejo jerezano. En este apartado se recoge una larga lista de casas, con su situación exacta, diciendo con cuales linda.

Bibliografía:
Suarez Fernandez, Luis: La expulsion de los judios de España. Editorial Mapfre,
Madrid 1991, pag. 28.
Gonzalez Jimenez, M. y Gonzalez Gomez, A.: Jerez de la Frontera en el siglo XII, Centro de estudios historicos jerezanos, Jerez 1959, pag. 72.