Noticias

XXº Aniversario del Instituto de Relaciones Culturales Baleares-Israel

 El embajador Rafael Schultz visitó Mallorca para presentar la memoria de la entidad, escrita por Miquel Segura
El embajador de Israel en España, Excelentísimo señor don Rafael Schultz, visitó Palma de Mallorca con motivo de la celebración del XX aniversario del Instituto de Relaciones Culturales Baleares-Israel. La visita se enmarcaba también en la efeméride del 60 aniversario del Estado judío, lo que dio mayor solemnidad y realce a los actos programados. Cabe destacar que se trataba de la primera vez que el embajador Schultz, nombrado hace menos de un año, visitaba la isla.

En el salón principal del “Caixa Forum”, ubicado en un precioso palacete modernista, el embajador presentó un libro conmemorativo de los primeros veinte años del mencionado instituto. La obra, de la que es autor Miquel Segura, ha sido editada por Lleonard Muntaner contando con el apoyo de la conselleria de Presidencia del Govern de las Illes Balears.

Junto al embajador se sentaron la presidenta del Instituto, señora Jacqueline Tobías, el editor y el autor del libro. Tobías manifestó su agradecimiento a todos los que han hecho posible la obra, haciendo votos para que las actividades de la entidad que preside tengan continuidad “como muestra de entendimiento y comprensión entre nuestros pueblos”. Miquel Segura dijo sentirse muy honrado de “compartir mesa de nuevo con un embajador de la tierra de mis antepasados”. En unas emotivas palabras, el escritor se dirigió al señor Schultz para decirle que “ruego transmita a los judíos que viven en Israel que no están solos, pero también le ruego que haga lo posible para que nosotros, los descendientes de judíos de Mallorca no nos sintamos solos”.

Lleonard Muntaner, por su parte, recurrió a su pasión por la historia y al profundo conocimiento que tiene de la cultura judía de Mallorca para ensamblarlo con la efeméride del estado israelí. El señor embajador, sinceramente emocionado, agradeció las muestras de apoyo para, en palabras breves y sencillas, esbozar un retrato de la realidad presente de Israel, añadiendo que algunos judíos, como es el caso de su padre “todavía ven nuestro estado como un milagro”.

Tras un breve coloquio durante el cual el señor Schultz contestó a preguntas de los asistentes, un selecto grupo de los mismos se dirigió a un céntrico hotel palmesano dónde tuvo lugar una cena. Entre manteles el ambiente fue todavía más amable y distendido. A los postres, Jacqueline Tobias hizo entrega de una placa de plata al historiador Pau Cateura, que ha sido uno de sus mejores colaboradores al frente del Instituto. La velada finalizó con un pequeño concierto de musica yiddish que hizo las delicias de los asistentes. Fue, en suma, una noche memorable en la que se hizo patente que, tal como dijo el propio embajador, “los judíos tenemos pocos amigos, pero los que tenemos son muy buenos”.

Miquel Segura