Noticias

Cena anual de la Federación de Comunidades Judías de España

JACOBO ISRAEL GARZÓN ENTREGÓ EL PREMIO "SENADOR ÁNGEL PULIDO" A DON ENRIQUE MÚGICA
 Crónica de Miquel Segura. Un año más tuve el honor de asistir, junto con mi esposa, a la cena anual de la Federación de Comunidades Judías de España. Como es sabido, esta entidad concede anualmente el premio “Senador Ángel Pulido” a una persona o institución que se haya destacado en la defensa de los valores de la tolerancia y el diálogo y contra el antisemitismo. En esta ocasión tan preciado galardón recayó en la persona de don Enrique Múgica Herzog, vasco y judío, que a lo largo de toda su vida ha sido un luchador a favor de la democracia y también del estado de Israel.

La lista de personalidades que asistieron a la cena de gala era enorme. Presidió el  ministro de Justicia, señor Bermejo, quien compartió mesa con Jacobo Israel Garzón, los embajadores de Francia, Israel y Macedonia, la embajadora de Austria y otros altos cargos de la Carrera Diplomática. En las distintas mesas pudo verse al célebre juez Garzón, a Jon Juaristi, Miguel Ángel Gozalo, junto a destacados periodistas de distintos medios.

En su discurso de apertura, Jacobo Israel Garzón, presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, destacó el significado de este año, pletórico de aniversarios, entre ellos el de la fundación del nuevo estado de Israel. Aprovechando la presencia de altas personalidades del gobierno, insistió en sus ya expresadas reivindicaciones: igualdad entre todas las confesiones religiosas, apoyo a la cultura judía más allá de folklorismos, atención a las necesidades religiosas de los judíos en prisiones y hospitales, y más ayuda a la educación. El ministro, muy en su línea política, evitó los temas espinosos para refugiarse en las referencias al homenajeado.

El momento más emotivo de la noche fue el del discurso de Enrique Múgica. Recordó cómo su abuelo le había cruzado la cara de un bofetón –algo que, dijo, “es ahora ilegal”- el día que, en su ignorancia infantil, alabó ante él la elegancia y prestancia de los soldados nazis. Más tarde sería informado por su hermano Fernando, asesinado por ETA, de su condición de judíos. También la frase de la velada salió de los emocionados labios del Defensor del Pueblo: “Israel –aseguró- es la mejor memoria histórica de la Humanidad.

La noche se prolongó en tertulias y parabienes, mientras los invitados nos íbamos retirando. Una velada de la que pueden sentirse orgullosos no sólo los judíos españoles, sino todos los hombres amantes de la paz y la democracia.

En la foto, Miquel Segura y su esposa, Margalida Socías, junto a don Enrique Múgica.