Noticias

La comunidad judía de Mallorca se queda sin rabino

 PALMA DE MALLORCA/ Miquel Segura. La Comunidad Judía de Mallorca se quedará sin rabino por la marcha de Shauel Friberg, que venía desempeñando estas funciones desde el 2004. Friberg llegó a la Isla enviado por la organización “Shavei Israel”, en principio para “atender a la comunidad chueta”, aunque pronto se incorporó como rabino en la sinagoga de Palma. Al mismo tiempo Friberg se ocupaba en dar clases de hebreo y de judaísmo a grupos de personas –entre ellos algunos descendientes de judíos conversos- que pretendían acercarse al conocimiento de la Torà y de la religión judía.

En la primavera de 2006 Shavei Israel abrió un local en el barrio antiguo de Palma bajo los auspicios de un grupo denominado “Rafael Valls”, en memoria de uno de los tres chuetas mallorquines que fueron quemados vivos por la Inquisición en los Autos de Fe de 1691-93. El local, presentado en principio como un “Centro de Estudios”, cuenta con su propia “Shefer Torà” que fue costeada por un miembro del citado grupo. A la inauguración del local asistió el Gran Rabino de Jerusalem acompañado de altos cargos de Shavei. Esta iniciativa nunca fue buen vista por la Comunidad Judía –compuesta fundamentalmente por judíos ingleses, alemanes y argentinos- que reprocharon al Gran Rabino el hecho de que en su visita palmesana no hiciera acto de presencia en la Sinagoga en vez de acudir al citado local. El descontento de la Comunidad Judía de Mallorca llegó al punto de escribir una carta al entonces Presidente del gobierno autonómico, Jaume Matas, reprochándole que hubiese recibido al Gran Rabino.

Pese a todo lo antedicho, Shaul Friberg siguió ejerciendo de rabino en la sinagoga palmesana hasta que, hace unas semanas, anunció su marcha a Heidelberg (Alemania). El motivo aducido es el de la necesidad de poder educar a sus hijos en una buena escuela judía, cosa que no es posible en la Mallorca de hoy en día.

En la Comunidad Judía de Palma se espera que Shavei mande pronto otro rabino que sustituya a Friberg, hombre de carácter tolerante y abierto, que ha ejercido una gran labor dentro y fuera de la Comunidad. De hecho, el viernes 14 estaba prevista una celebración del “Shabat” un tanto especial en honor del rabino y como fiesta de despedida.

Un miembro del “Grupo Rafael Valls” expresó en privado su disgusto por la marcha del Rabino, llegando incluso a afirmar que la misma “abría una crisis” en el seno del citado grupo.