Recomendamos

Los judíos de Oviedo en la Edad Media, por Daniel Solares

Daniel Solares Acebal, historiador e investigador, acaba de publicar el libro Los judíos de Oviedo en la Edad Media, que amplía su colección sobre las minorías religiosas de la Península ibérica. En este libro, Solares intenta reconstruir el escenario local ovetense y el lugar que ocuparon los hebreos en él; desde los artesanos y mercaderes que se instalaron en la ciudad al amparo de la afluencia de peregrinos a venerar las reliquias de la cámara santa, hasta judíos destacables que ocuparon puestos en la administración local, hacendística, médicos, testigos en cartas de pago, etc.

Sinopsis de 'Los judíos de Oviedo en la Edad Media'

Los judíos llegados en los albores de la era cristiana a la Península Ibérica vieron ante sus ojos el proceso de estandarización cultural, social y político que supuso la romanización de Hispania. Tras el fin del apogeo romano y la llegada al poder hispano del pueblo visigodo vieron como poco a poco fueron perdiendo sus derechos naturales y se procedió a perseguirlos por el temor que suponía para el nuevo estado católico la existencia de un credo ferreamente monoteísta que se aferraba a sus tradiciones, cultura y religión como las raíces al suelo contiguo y que no pretendía abandonarlas para abrazar el nuevo credo impuesto desde las instancia de poder visigodas.

Discurrieron los siglos y la antaño Hispania católica-cristiana se vio conquistada y sometida por las poderosas fuerzas musulmanas del Norte de África, tan solo un pequeño reducto septentrional de la península quedó fuera del control de los mahometanos. Este pequeño jardín del Edén cristiano, conocido como Reino Astur, en los siglos siguientes protagonizará una de las hazañas caballerescas más ensalzadas de la historia, el proceso de expansión política y territorial hacia el sur — conquistando y agregando dichos territorios a su núcleo primitivo — conocido coloquialmente como Reconquista. Su primigenia capital, Oviedo sufrió una metamorfosis tras su sustitución como capital regia por León en el año 910.

La antaño capital del Reino Astur — Oviedo — pasa a convertirse en una ciudad donde prima el elemento eclesiástico, suele utilizarse el término episcopal, sobre el civil. De esta manera las autoridades tanto civiles como eclesiásticas proceden a promocionar el culto a las reliquias del templo de San Salvador de Oviedo, salvaguardadas en la Cámara Santa del templo, lo que incide en la creación de un desvío desde la ciudad de León hacia la de Oviedo conocido como camino de San Salvador que aun existe en nuestros días. Bajo este contexto se produjo un auge en la tradicional economía rural ovetense propiciando la atracción de nuevos mercaderes, artesanos, pelleteros y cambiadores, etc.

Dichas profesiones fueron ejercidas por hebreos que atraídos por las favorables condiciones que ofrecía la ciudad de Oviedo deciden establecerse en ella. Los cálculos realizados indican que Oviedo en el siglo XIII tenía una población de unos 900 habitantes, y el estudio del profesor Uría Riu indica que pudieron residir en la ciudad entorno a unos 40-50 convecinos judíos en la misma época. Así en esta obra he pretendido aunar los conocimientos existentes sobre los judíos en Oviedo tomando como referente los distintos estudios — Ruiz de la Peña, Uría Ríu, Miguel Vigil, Sangrador Vitores, Muñoz y Romero, Gabrois de Ballesteros, García Larragueta - que existían sobre la Edad Media ovetense, estudios de índole social de las aljamas castellanas y aragonesas — Cantera Montenegro y Ruiz Gómez — , todo unido a mi propia investigación, con lo cuál el resultado ha sido un estudio renovado y fresco donde se aunan la práctica totalidad de los datos sobre los hebreos en la ciudad de Oviedo y en el que prima el elemento social, sobre la mera enumeración de sucesos cronológicos que no aportan al lector el contexto necesario para llegar a comprender como se articulaban las relaciones entre los judíos y los cristianos dentro de la sociedad de estos. Así mismo y con la asistencia de los trabajos de los autores antes citados he intentado reconstruir el modo de vida de los hebreos durante la plena Edad Media en la ciudad de Oviedo, del mismo modo esta reconstrucción sería aplicable al resto de comunidades judías contemporáneas al ser un axioma elemental de la cultura hebrea en general, y en particular la hispana, el preservar la tradición, cultura y religión intactas a lo largo del tiempo.

Como conclusión el libro pretende ilustrar al lector en la articulación de los judíos dentro de la sociedad cristiana de la Edad Media. Estos eran vistos bajo el prisma cultural cristiano como perversos no solo por sus tradiciones, modos de vida y prácticas religiosas sino porque los cristianos preservaban aun una honda herida cultural, espiritual y nacionalista por la endeble ayuda que los hebreos prestaron a los invasores musulmanes en su conquista de la Península Ibérica. A medida que avanzó la reconquista cristiana los hebreos no fueron castigados sino que se procedió con ellos de manera pragmática. Se dieron dos prototipos compatibles; por un lado el judío mercader y artesano que fueron los verdaderos motores de la economía en muchos localidades de los reinos hispanos, por otro lado su capacitación en la lectura y escritura les otorgó la posibilidad de formar parte del corpus de la administración de los reinos castellanos y aragoneses, Mari Xabi — Merino Mayor — sería un buen ejemplo en la ciudad ovetense. Mas tarde cuando ya no fueron precisos sus servicios, y bajo los devastadores efectos de la peste negra empezó una sangrienta campaña contra el hebreo que culminó con el progrom de 1391.

En el último siglo de estancia en los reinos hispanos, se da la singularidad de una paz relativa durante casi 50 años auspiciada por el trabajo de Abraham Benveniste y las Taqqanoth de Valladolid (1432). Es en tiempo de los Reyes Católicos (1479-1516) cuando comienza a circular la idea de que los judíos han de abrazar el cristianismo o salir de los reinos hispanos, al final las presiones de una parte de la Iglesia y del recién constituido Tribunal de la Inquisición fructificaron en el decreto de Expulsión general de 31 de Marzo de 1492 mediante el cual se daba un plazo de cuatro meses para que aceptasen el cristianismo como su fe o para que abandonasen los territorios de los reinos de Castilla y Aragón, en Oviedo la documentación no aporta dato alguno sobre este proceso en la ciudad.

Por ello emplazo a cualquier persona interesada en conocer la historia, la cultura, el modo de vida, la religión y los rituales de los judíos en la localidad de Oviedo durante la Edad Media, ha que adquiera el libro, disfrute con él y saque sus propias conclusiones.

Daniel Solares Acebal
Historiador e investigador
danielsolaresacebal.es