Reportajes

España lleva cinco siglos olvidando a sus judíos

Diario de Burgos publica, con fecha 24 de octubre, una entrevista al Dr. Mario Javier Sabán. La entrevista se realizó con motivo de la visita del Dr. Sabán a la localidad de Miranda de Ebro para participar en un ciclo de conferencias sobre Ciudades con leyenda, organizado por la Fundación Cantera Burgos. El Dr. Sabán habló, en su exposición, sobre la ciudad de Jerusalén.


Cultura / Conferencia de la Fundación Cantera / Mario Javier Sabán • Judío de origen sefardí, escritor e investigador en Historia y Teología

«España lleva cinco siglos olvidando a sus judíos»

Nació en Argentina, aunque «como buen judío tengo familia por todo el mundo», explica. El año pasado fue designado profesor y director de la cátedra David Melul para la difusión del judaísmo en España.

G.A.T. / MIRANDA DE EBRO
Su origen sefardí (descendiente de los judíos que vivieron en España hasta su expulsión en 1492), y su trabajo como investigador, hacen de Mario Javier Sabán un experto en judaísmo. Es uno de los ponentes que Fundación Cultural Profesor Francisco Cantera ha traído hasta Miranda en su ciclo Ciudades con encanto. Sabán, habla de Jerusalén, una de las ciudades más apasionantes del mundo.

Jerusalén se presenta como una ciudades con leyenda, y tal vez sea la que debiera ocupar el número uno en un supuesto ranking de ciudades con leyenda en el mundo.
Jerusalén es una ciudad muy antigua, los arqueólogos han encontrado restos de hasta 5.000 años antes de Cristo. Cuando hablamos de ciudad en aquella época hablamos de cuatro casas, no crea que se trata de una ciudad como lo que hoy conocemos. La tradición judía dice que Abrahan iba a sacrificar a Isaac en el Monte Moriah, que era uno de los que rodean Jerusalén. Es una ciudad que para la espiritualidad del mundo judío es la ciudad central, la que simboliza la eterna lucha del pueblo de Israel por su independencia y la lucha del pueblo de Israel para llegar a Dios. En Jerusalén estaba el templo en el que estaba el Arca de la Alianza, y en este Arca, las Tablas de la Ley; en un momento político en la época de David se decide elevar a Jerusalén como sede de las Tablas de David, algo no menor.

Y es una ciudad marcada por la espiritualidad como centro neurálgico de tres religiones fundamentales.
Nosotros hablamos de que el Cristianismo y el Islam tienen una relación fundamental, el Cristianismo, y Jesús sobre todo, ese rabino judío que predica por Galilea y que termina muriendo en Jerusalén, marca el inicio del Cristianismo y de lo que luego va a ser la Iglesia. Para el mundo judío Jerusalén representa la sede central de su espiritualidad, y para el mundo Cristiano, donde fue crucificado Jesús. Es la primera ciudad del cristianismo, antes que Roma. Una anécdota que le voy a contar marcha lo que puede representar Jerusalén. Cada seis meses llevo a un grupo de cristianos españoles a Israel, y estábamos haciendo cola para entrar al Santo Sepulcro y una de las mujeres que allí había, italiana, me dijo al entrar: «¿Usted cree que Roma es importante?», yo no hablé, y dijo «aquí está todo, esto es lo importante». Me contaba que vivía en Roma y para ella Jerusalén era la importante. El sentimiento que esta ciudad provoca a un cristiano, a un judío y a un musulmán es enorme. Y siempre se habla de la civilización occidental y cristiana, pero el cristianismo nació en Oriente, en Jerusalén, porque Occidente fue cristianizado en el siglo IV y V por el Imperio Romano, pero la Iglesia nació en Jerusalén.

A través de los medios llega una permanente convulsión en la que vive Jerusalén. ¿Eso es así?
No, los medios, no sé por qué razones amplifican mucho lo que podemos llamar la violencia en Medio Oriente. Un ejemplo. Yo vivo en Barcelona y tengo familia en Argentina, Israel, Turquía… y cuando hay algún problema en el País Vasco me llaman alterados para saber qué pasa, y les explico que en Barcelona no pasa nada. Lamentablemente sucede que se amplifican los sucesos en los medios de comunicación. El problema es de percepción, cuando hay un problema en Gaza se piensa que ocurre en Jerusalén, y no es así. Hay un ambiente de mucha normalidad.

Por lo tanto defiende una obligada visita a esta ciudad, se sea o no de alguna de las tres religiones que allí tienen un hito.
Todo cristiano no puede dejar de ir a Jerusalén, tiene que conocerlo. Quien se dice cristiano tiene que conocer el Santo Sepulcro, ver los lugares donde se produjeron los milagros de Jesús, ir a Cafarnaún, Galilea… un cristiano que no conoce Jerusalén le falta una parte fundamental de la comprensión de dónde nació su propia fe.

¿Cómo es la situación actual de los judíos en España?
Yo desciendo de judíos expulsados en 1492, mi apellido vienen de Toledo, por ejemplo. En mi caso el componente del sentimiento español es muy importante, teniendo en cuenta que mi padre y yo todavía seguíamos hablando laíno, el judío español antiguo. Por eso creo que es importante dar a conocer esta parte de los judíos, hay más de 3 millones de sefardíes judíos por todo el mundo, aquí vivieron tranquilamente hasta 1492 y por ello se tiene por esta tierra un sentimiento especial. Entre los sefardíes decimos que España ha sido para la historia judía un segundo Israel, nuestra segunda patria, cuando se termina la pascua hebrea en la familia judía decimos el próximo año a Jerusalén, los sefardíes decimos que también a Toledo.

¿Cree que España ha olvidado a esa comunidad de sefardíes?
La verdad es que nos ha olvidado mucho. Hubo cinco siglos de tabla rasa, de ignorancia del tema judío y en España, lamentablemente, el tema judío tiene unas connotaciones de antijudaísmo medieval. Por ejemplo, es el único sitio donde todavía existe la palabra judiada vinculada para hablar de un grupo de gente maligna, o decir me ha hecho una judiada, lo que demuestra que queda trabajo por hacer en el tema judío. España no ha normalizado el tema judío, han pasado cinco siglos y sigue siendo un tema tabú.

Leer en la web: www.diariodeburgos.es