Reseñas libros

'Por qué soy judío', de Carlos Escudé

por que soy judioReflexiones de Javier Valdivia González

Este “por qué” debe ser analizado ya que es el principio de todo un discurso que continúa con “soy” y acaba con “judío”. Vamos a intentar asentar el primer término. Esta idea implica un raciocinio o al menos un camino ya sea racional o emotivo. Por lo que a camino se refiere, el autor atraviesa tres etapas, a saber; catolicismo, agnosticismo y “conversión” al judaísmo.  A esto vamos a decir que si bien el catolicismo del autor es por nacimiento, las dos etapas siguientes son de maduración intelectual.

Después de la Segunda Guerra Mundial, aparece en Europa una corriente intelectual que se llama existencialismo, heredera de la filosofía de Kierkergaard. Los que tenemos cierta edad recordamos París, y decir París es pensar en Camus y Sartre.

Todavía tengo en la memoria la frase de Camus, que viene a decir (más o menos) si vale la pena la vida y esto es a lo que debe dar respuesta la filosofía. No tenemos que olvidar que a finales del siglo XIX, se ha certificado la muerte de Di-s, el hombre de esta forma aparece sólo ante el universo, pero, es más, tampoco puede llegar a conocer las cosas, ya que su capacidad de conocimiento es limitada. Por lo que si la filosofía no da una respuesta, “Ya que la vida es angustia puedo decidir ponerle fin”, “más vale ser un bello cadáver que un viejo muerto”.

El agnosticismo, lejos de ser negación sostiene que no puedo conocer, o afirmar que esto es así o que es de otro modo, (el relativismo infernal, nada es seguro, la verdad absoluta no existe, es cuestión de opinión)

Carlos Escudé deja la religión de origen y se asienta en postulados intelectuales, que descansan en la premisa “desde mi capacidad no puedo conocer a Di-s”.

Pero en sus entrañas tiene un fermento que es la doctrina cristiana. En ella está la Biblia y en la Biblia, el Antiguo Testamento. Éste predice la llegada del Mesías que el cristianismo predica en la figura de Jesús.

Para cualquier estudioso o practicante católico sabe que en el Oficio Dominical, las primeras lecturas son del Antiguo Testamento para acabar con el Pasaje del Evangelio que corresponda a la época concreta del año litúrgico.

Escudé da un “paso” en su proceso, de una extrema complejidad, que es sobre la figura de Jesús.

No niega su historicidad, sino que estudia su alcance. Vamos a intentar poner a esto fases o puntos;

  • Jesús es judío
  • Jesús enseña
  •  La doctrina que enseña es judía
  • Enseña seguir las enseñanzas de la Torá.

El autor nos dice que tuvo el honor y el privilegio de presentar el libro El judaísmo de Jesús, del Dr. Mario Saban, presidente de Tarbut Sefarad, pocos días antes de su ingreso en el Pueblo. Se trata de un libro valiente, y riguroso, y que ya ha sido reseñado brillantemente por nuestro amigo Raúl Vinokur, presidente de Tarbut Barcelona.

El análisis que hace el Dr. Saban del rabino Jesús, después de digerirlo por etapas, hace que salte a la mente una pregunta, que para el autor y para el lector es básica; ¿el Di-s de Moisés es el Di-s de Jesús? Efectivamente sí. Y si es así, Di-s es único, no cabe sostener nada más, todos los dogmas o verdades a creer son formas de mantener que Jesús es el Mesías. El autor de forma brillante entra en este tema, para sostener que Cristo, palabra griega que significa Mesías, no es el anunciado en la Torá. Tenemos que seguir esperando, Di-s no defrauda, nos ha dado la Torá para que lo tengamos en el corazón que es la patria común de todos.

El judaísmo es una religión que es discusión y estudio, al respecto el Dr. Saban dice que cuando un Judío Estudia está Orando.

Carlos Escudé da un salto, ese salto es la búsqueda de Di-s, de un Di-s que seguro que no cabe en un Libro y ni en la Ley Oral. No cabe pero es el de Abraham y de Moisés.

Él ha sido bendecido por Di-s, en su proceso ya consumado, y está rodeado de una Comunidad que no se olvida de orar y estudiar en textos milenarios.

Es un libro para quienes quieren profundizar en el porqué.

  • Por qué soy judío, Carlos Escudé, Ed. Lumiere, Año 2010, Buenos Aires, 139p.