Rincones de Sefarad

Impresiones de una visita a Toledo

Iosef Crespo/. He visitado Toledo, y muy especialmente su judería. Lo más notorio es la calle del Ángel, la travesía del judío y las calles donde se asientan las singogas: Sta Maria la Blanca y la sinogoga del Tránsito. Entrar en ellas ha sido un sentimiento de pisar tierra sagrada, y recordar los miles judíos que han orado y llorado en ellas resulta emocionante.


Ver Toledo en Flickr

 

Impresiones de una visita a Toledo

He visitado Toledo, y muy especialmente su judería. Decir de entrada, que es la primera judería que conozco y fue una impresión sobre todo emocional, encontrarme con esas calles estrechas donde fueron confinados los judíos desde tiempos inmemoriales. Actualmente su zona es pequeña, con respecto a lo que llego a ser antes de la expulsión de 1492. Lo más notorio es la calle del Ángel, la travesía del judío y las calles donde se asientan las singogas: Sta Maria la Blanca y la sinogoga del Tránsito. Entrar en ellas ha sido un sentimiento de pisar tierra sagrada, y recordar los miles judíos que han orado y llorado en ellas resulta emocionante. La primera impresión al entrar en Sta Maria la Blanca fue de disgusto porque alrededor de las paredes había una exposición de una fraternidad de monjas que se dedican a intentar la "conversión" de los judíos, algo inaudito en un lugar que se debiera respetar la memoria del pueblo judío y no tratar de realizar proselitismo cristiano. Eso, de entrada. Me pareció bien conservada, si exceptuamos los símbolos cristianos que perduran en el lugar, ya que durante mucho tiempo se convirtió en iglesia cristiana. El lugar es precioso, a pesar todo.

La impresión de la Sinagoga del Tránsito fue más positiva pues creo que los cuidadores que son estatales y provinciales que miran sobre todo a su conservación como monumento nacional. El espacio en si esta sumamente cuidado y es de una belleza que maravilla: las columnas, las inscripciones en hebreo, toda la decoración es maravillosa, tal vez con mucha influencia árabe. También el museo de Sefarad anexo a la sinagoga es una maravilla ,no es que haya muchas piezas pero lo suficiente para hacer una idea del nivel tan importante de la judería de Toledo. Me gustaron los manuscritos y libros de oraciones , y algunas piezas con inscripciones en hebreo muy importantes. Os adjunto unas fotos, aunque no son de mucha calidad porque el flash esta prohibido para facilitar su conservación.

Aproveche la ocasión par visitar la librería Casa de Jacob. Una librería preciosa situada en la calle del Ángel. Tiene una gran riqueza de libro sobre judaísmo y charle un rato con el dueño, muy amable y que me recibió con los brazos abiertos. Si os acercáis a Toledo os la recomiendo sin dudar.

Como resumen decir que me lleve una buena impresión de conocer la judería de Toledo .Ha sido un cúmulo de emociones al sentir que pisaba una tierra sagrada, sobre todo por la huella que han dejado el pueblo de Israel en ella, también dolor por sentir que allí se sufrió mucho, que el pueblo judío fue arrancando de una tierra que era suya, que eran toledanos de siglos, hijos de una tierra que les pago mal tanto bien que ellos hicieron por Toledo. Si Hashem lo quiere algún día espero visitar no un museo sino una sinagoga viviente donde se alabe y cante al D-os de Abraham y Jacob.

Enviado por Iosef Crespo [Tarbut Sestao]