Rincones de Sefarad

Rincones de Sefarad: Huellas judías en Guadalajara

Por Rafa Cámara [Tarbut Jaén].
Los días 21 y 22 de abril de 2012, un grupo de más de medio centenar de personas visitamos la provincia de Guadalajara y, concretamente, las localidades de Guadalajara, Pastrana y Sigüenza. Dicha visita cultural, enmarcada en las X Jornadas de la Interculturalidad de la Asociación IUVENTA - Tarbut Jaén, tenía como objetivo conocer el amplio e interesante patrimonio de dicha provincia, en general, sin tematizaciones de ningún tipo. No obstante, en el transcurso de las visitas realizadas, pudimos observar como la historia de la minoría judía en dicha provincia está patente de algún modo en su actual identidad histórico-turística y, afortunadamente, figuraba en las explicaciones que nos facilitó, con gran saber y profesionalidad, el guía local Manuel Granado Herreros, al que recomendamos.


Fue de esa manera que, andando callejeando por la Villa Ducal de Pastrana, capital de la célebre comarca de La Alcarria, descubrimos los restos mudéjares de una posible sinagoga en una vía conocida como "Calle de la Palma". Dicha sinagoga, resaltada por un panel informativo, es una casa antigua que guarda en su fachada, bien conservada a pesar de estar a la intemperie, los restos de yeserías mudéjares de vistosa apariencia, entre cuyas filigranas, aparecen un par de Estrellas de David que, como bien sabemos, no eran símbolo exclusivo del mundo judío pero que, junto a otras tradiciones y evidencias, apuntarían a que fueron parte de los ornamentos de una primitiva sinagoga, a decir de los lugareños.

En la misma Calle de la Palma, hallamos una de las muchas "Casas de la Inquisición", que tanto abundaron en nuestro terruño peninsular. En la fachada de dicho inmueble, de resonancias siempre tan amargas, figura un magnífico escudo del Santo Oficio, bien conservado y que, casualmente, ha hecho que los lugareños den el nombre de "Calle de la Palma" a la vía en cuestión con motivo de los pétreos labrados del mismo.

A otro día, ya domingo 22 de Abril, descubriríamos, de nuevo por las indicaciones de Manuel Granado, los muros perimetrales de la Ermita de San Juan, antes sinagoga. Qué interesante sería excavar en el solar de esa primitiva ermita, para hallar casi con seguridad los restos tangibles de aquellos que nos acompañaron durante tantos siglos y de los que algo, debemos todavía conservar nosotros, o al menos eso creemos algunos. Muy cerca de la ermita, que está en la Calle de San Juan, y paralela a dicha vía, encontramos la Calle de la Sinagoga, que en su parte baja se conoce con el nombre de Calle de los Herreros. Quien sabe si también el nomenclátor local no nos está dando pistas sobre otra sinagoga. El descubrimiento fue tardío, sobre un mapa y, por tanto, no pude preguntar al guía. No obstante y sea como sea, es tradición hermosa el contar con una calle llamada "de la Sinagoga".

Después conocimos la Plazuela de la Cárcel, en cuya esquina con Travesaña Alta, nos detalló de nuevo Manuel la existencia de una gran casa, esquinera, que se da por judía entre los de Sigüenza.

También de Guadalajara capital teníamos alguna noticia de su importancia en la porción histórica que nos ocupa. Seguramente con la debida atención o, simplemente, con algo de sensibilidad y mimo, aún hoy sería posible rescatar la memoria de Moisés Arragel, rabí guadalajareño y autor de la Biblia de Alba, o la de Moisés de León, autor del Zohar (Libro del Esplendor), que residió en la capital arraciense. Escribió hace años mi admirada amiga y maestra Matilde Gini de Barnatán que, en esa ciudad: "... se centró el últmo refugio de intelectuales, antes de la expulsión...".

Visitando España descubrimos que cada vez es más evidente el pasado judío de nuestro país. Y eso que no fuimos hasta Molina de Aragón, en la misma provincia, donde no hace mucho excavaron su judería y dieron con los restos arqueológicos de una sinagoga. Otra vez será...

Rafael Cámara
Presidente de Tarbut Jaén


Ver rincones de Guadalajara en Flickr