Apostamos por llevar las actividades allá donde están los amigos de la cultura judía. Por eso nos gustan las giras: son itinerarios culturales que nos permiten llevar una misma actividad a varias ciudades de la red Tarbut Sefarad.

Segura en América

Visita especial a la sede de AMIA

{rokzoom album=|ter| title=|Visita a la sede principal de AMIA. |}components/com_joomgallery/img_pictures/sefarad_89/actividades_119/segura_en_amrica_120/amia_20091106_1594524899.jpg {/rokzoom}
Miquel Segura y su esposa Margalida, de gira sudamericana, obtuvieron un permiso especial para visitar la sede principal de AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), donde días antes el escritor mallorquín había presentado con gran éxito su libro “Raíces chuetas, alas judías”. Desde el terrible atentado del 18 de julio de 1992, que se saldó con casi cien muertos e innumerables heridos, además de la destrucción total del edificio, acceder a la sede de AMIA no es tarea fácil.
Click para ampliar

Hace falta un permiso especial y el acompañamiento de una persona afiliada a la gran entidad conocida en Buenos Aires como “el Israel argentino”, por su gran importancia y el gran número de actividades sociales, culturales y asistenciales que allí se desarrollan. En esta ocasión Miquel y Margalida tuvieron como anfitriones al matrimonio Kesselman, unos judíos argentinos muy vinculados a Mallorca. El escritor y su esposa fueron asimismo recibidos con gran cariño por algunos dirigentes de la entidad. {rokzoom album=|ter| title=|Visita a la sede principal de AMIA. |}components/com_joomgallery/img_pictures/sefarad_89/actividades_119/segura_en_amrica_120/amia_20091106_1769260776.jpg {/rokzoom}


La sede fue completamente reconstruida y hoy es un edificio blindado, sometido noche y día a una estricta vigilancia. En la calle Pasteur, donde se ubica la construcción, hay una hilera de árboles dedicados a la memoria de las victimas. Junto a cada árbol, una placa conmemorativa que, en algunas ocasiones, ha sido arrancada por los antisemitas. Segura se fijó especialmente en la dedicada a la memoria de una pequeña de cinco años, no pudiendo evitar un estremecimiento de emoción.

El interior del edificio dispone de puertas de acero que dividen los distintas habitaciones creando así unos compartimentos blindados, En una especie de patio central puede contemplarse un extraordinario monumento erigido en honor a los mártires del judaísmo. Desde una base que recuerda una estrella de David “abierta” por su centro, se levantan una serie de paneles que evocan la bandera de Israel junto a los colores de las banderas de muchos países del mundo. El memorial pretende transmitir un mensaje de paz y de convivencia entre todas las naciones.

En una especie de sala museo, Segura y sus acompañantes pudieron contemplar un retazo de la historia de Argentina a través de la contribución que los judíos han hecho a la misma. AMIA, que empezó como Jevrá Kedushá, acabó asumiendo todas las funciones de una Keilá, es decir, asistencia social, cultural, y religiosa para la gran comunidad judía de Buenos Aires.

Se trató, en suma, de una visita muy emocionante, que no podía faltar en la agenda de Miquel Segura, quien se ha sentido “uno más” entre los judíos argentinos, que lo han llenado de atenciones.