Apostamos por llevar las actividades allá donde están los amigos de la cultura judía. Por eso nos gustan las giras: son itinerarios culturales que nos permiten llevar una misma actividad a varias ciudades de la red Tarbut Sefarad.

Segura en América

EL éxito de “Raíces chuetas, alas judías” obliga a repetir la presentación del libro en AMIA

{rokzoom album=|ter| title=|Conferencia de Miquel Segura en AMIA. |}components/com_joomgallery/img_pictures/sefarad_89/actividades_119/segura_en_amrica_120/amia_ii_20091107_1517870904.jpg {/rokzoom}
Miquel Segura convocado por sorpresa en la primera institución judía de Argentina donde fue homenajeado junto a su esposa. El éxito obtenido por Miquel Segura en la presentación de su libro “Raíces chuetas, alas judías” obligó a repetir el acto. Alicia V. de Bermengui, profesora de historia, montó una pequeña “encerrona” al autor mallorquín. Le invitó a escuchar una supuesta conferencia en AMIA, que debía impartir ella misma...

... Y cuando éste entró en el salón de actos se encontró con un numeroso auditorio que le aplaudía. Entonces Alicia explicó que, dada la presencia de Segura, lo mejor sería que ella suspendiese su intervención para que los asistentes pudiesen escuchar la historia de los chuetas de Mallorca y la aventura del Retorno del periodista.{rokzoom album=|ter| title=|Conferencia de Miquel Segura en AMIA. |}components/com_joomgallery/img_pictures/sefarad_89/actividades_119/segura_en_amrica_120/amia_ii_20091107_1967440592.jpg {/rokzoom}
Click para ampliar

Antes, sin embargo, pronunció una breve disertación sobre la llegada de los judíos a Argentina, a finales del siglo XIX, las penurias de los primeros inmigrantes en los “conventillos”, y la paulatina organización de las comunidades judías que poco a poco fueron formando sus propias instituciones hasta llegar a la esplendorosa realidad de AMIA, cuya sede fue volada en julio del 92 por unos terroristas islamistas que,aun hoy, permanecen impunes.

Segura, muy emocionado, confesó a los asistentes que no había acudido allí para habla, sino para escuchar, y que, de todos modos, no llevaba sus notas. Aún así improvisó una intervención en la que, tras analizar el fenómeno de los chuetas en su contexto histórico, pasó a narrar su trayectoria personal, la que se refleja en el libro. El público, formado casi exclusivamente por gente mayor, escuchó con emoción las palabras de Miquel Segura y al final le formularon muchas preguntas. La mayoría de los asistentes querían adquirir el libro, pero Segura les dijo que los escasos ejemplares que le quedaban estaban en su hotel, reservados para las presentaciones que, a partir del lunes, deberá realizar en Uruguay y Chile.

Al final del acto, Alicia impuso a Miquel Segura y a su esposa Margalida la insignia de AMIA, un reconocimiento que, según palabras de Luís Kesselman, la entidad otorga a muy escasas personas.