Apostamos por llevar las actividades allá donde están los amigos de la cultura judía. Por eso nos gustan las giras: son itinerarios culturales que nos permiten llevar una misma actividad a varias ciudades de la red Tarbut Sefarad.

Segura en América

Miquel Segura, con los jóvenes de Hillel

{rokzoom album=|ter|}components/com_joomgallery/img_pictures/sefarad_89/actividades_119/segura_en_amrica_120/montevideo-hillel_20091112_1841457702.jpg{/rokzoom}
La despedida de Miquel Segura y su esposa de Montevideo revistió un caracter original y novedoso. El escritor cerró su ciclo de presentaciones uruguayas ante un nutrido auditorio de jóvenes de la Institución Hillel. Era la primera vez que Segura acercaba la historia de los chuetas, narrada en su exitoso libro, a un público juvenil. En esta ocasión Miquel Segura quiso dar un tono más cercano a su intervención y procuró aportar a su conferencia un tono narrativo, que atrajese a los chicos.

 

También se sirvió de una pizarra para trazar un breve contexto histórico del fenómeno chueta. Segura fue presentado por el rabino Moshé Segal, encargado de la labor docente y educativa juvenil dentro de la mencionada institución.
{rokzoom album=|ter|}components/com_joomgallery/img_pictures/sefarad_89/actividades_119/segura_en_amrica_120/montevideo-hillel_20091112_1648018683.jpg{/rokzoom}
{rokzoom album=|ter|}components/com_joomgallery/img_pictures/sefarad_89/actividades_119/segura_en_amrica_120/montevideo-hillel_20091112_1896395399.jpg{/rokzoom}

Contrariamente a lo que podía pensarse -y a lo que el propio escritor temía- los jóvenes de Hillel no sólo no se aburrieron, sino que siguieron la conferencia con extraordinario interés. Se trataba de chicos formados en la cultura y las enseñanzas judías -Hillel es una organización mundial dedicada precisamente a procurar una instrucción judía a la juventud- que al final de la conferencia formularon muchas y muy interesantes preguntas, algunas totalmente inéditas en la ya larga gira de Miquel Segura, que concluirá el viernes en Santiago de Chile.

Al final de la larga velada, Miquel Segura y su esposa Margalida compartieron cena con algunos de los jóvenes que habían escuchado la conferencia, que seguían planteando cuestiones y aportaciones al tema que tanto les había interesado.