Tarbut Besalú

Carta del Presidente de Tarbut Besalú

  POR FRANCESC GRABOLOSA ROURA

 Siempre he pensado que la cultura judía es el origen del que hoy en día llamamos cultura occidental. Más antigua que la griega y romana, es a través de ella que nos han llegado muchos valores que hoy consideramos propios del mundo occidental.
Como cristiano, oyendo y leyendo los Evangelios -sobretodo las cartas de San Pablo- me faltaba algo para comprender el mensaje de Jesús. Rebuscando en la tienda del Call de Girona encontré “El Judaísmo de San Pablo”, un libro escrito por el profesor Mario Saban. Fue el que me hizo entender aquello que no había acabado nunca de comprender en todos mis años de formación cristiana: que Jesús era judío y que vivió todas sus facetas de la vida como un judío.

En mi vida, el mundo judío había estado presente en algunas ocasiones, a causa de mi vinculación cultural con Besalú. Soy miembro de la entidad Amigos de Besalú y su Condado, como también lo fue mi padre, lo cual me ha hecho vivir más cerca los numerosos descubrimientos arqueológicos que, desde la fundación de la entidad, se han ido sucediendo. Uno de estos fue el descubrimiento de la Mikwé.

Era el año 1964 y el señor Arboix, miembro de la entidad Amigos de Besalú y su Condado, cuando estaba llevando a cabo la perforación de un pozo, encontró accidentalmente la Mikwé.
Enseguida, los Amigos de Besalú se pusieron en contacto con el rabino Chilli de París y el  rabino de Perpignan, los cuales, acompañados por el insigne miembro de la entidad Nolasc del Molar, capuchino, historiador y traductor de la colección de clásicos catalanes Bernat Metge, confirmaron la autenticidad de la Mikwé.

Según recuerdo, mi padre  y otros miembros de la junta quedaron perplejos y emocionados cuando el capuchino Nolasc del Molar y el rabino de Perpignan se abrazaron afectuosamente por tal descubrimiento, rompiendo los prejuicios religiosos que tantos siglos los habían separado. Era una escena única.

Supongo que todo este sinfín de recuerdos y vivencias, además de la curiosidad innata hacia el pueblo judío, así como la feliz casualidad de conocer a Mario Saban, han sido motivos de peso para aceptar esta gran responsabilidad.

Recientemente, y por primera vez después de 571 años, un judío, Mario Saban, con raíces familiares en Besalú, impartía una conferencia en la Sala Gótica de la Cúria Reial, patrocinado por el excelentísimo Ayuntamiento de Besalú.

Con respecto a mi trayectoria personal, os puedo decir que nací el año 1957 y soy Licenciado en Historia Medieval y Archivero. He publicado algunos trabajos de investigación, donde en algunos había contenidos sobre el tema judío.

Espero poder informar de todas las actividades y novedades con respecto al mundo judío en Besalú y que sean también judíos los que participen en esta dinámica cultural de la villa para que vuelva otra vez a ser su casa.

Francesc Grabolosa Roura