Tribuna

Una Casa de Sefarad más grande

Por Jesús Cabrera.
La apertura de tres nuevas salas en la Casa de Sefarad no significa que la visita a este recinto vaya a durar un rato más a partir de ahora. A lo largo de su corta existencia, esta entidad ha demostrado de forma intensa que no es sólo un museo donde se ven unas piezas, se leen unos paneles y se atiende a unas explicaciones, sino que es algo más.


La Casa de Sefarad es el bastión donde se recupera y se difunde la parte de nuestra historia y de nuestra cultura que unos y otros nos habían hurtado con malas artes. Su actividad, afortunadamente, no se limita a abrir sus puertas y cobrar la entrada a los visitantes, sino que con frecuencia hay conciertos y diversos actos que rompen prejuicios y estrechan los lazos entre las personas. Por eso, las tres nuevas salas, aparte de la ampliación de sus fondos, supone por encima de todo el compromiso de la Casa de Sefarad con una ciudad que ya la ha hecho suya.

Opinión publicada en eldiadecordoba.es