Tribuna

Reflexiones sobre el antisemitismo en España, por Begoña Prado

La presidente de Tarbut Getxo, Begoña Prado, nos envía un análisis del antijudaísmo español moderno. Desde Tarbut Sefarad queremos contribuir a comprender los mecanismos de este tipo de antisemitismo. Queremos agradecer a nuestra amiga Begoña Prado sus esfuerzos por la difusión de la cultura judía en el País Vasco. Recordemos que la señora Prado participó en el acto de conmemoración que realizó Tarbut Tarragona con la colaboración de Tarbut Sefarad el domingo 4 de julio de 2010.


Transmisión de ideología en un texto de secundaria

Recuperar  el legado cultural sefardí, difundirlo  y normalizar su presencia en los distintos territorios de España es una  tarea emprendida por parte de diversas asociaciones culturales en época relativamente reciente. La historia de la presencia judía en la península Ibérica  desde el primer siglo de la era común hasta la expulsión en 1492  había quedado prácticamente borrada.

Pese a la ignorancia en nuestro país sobre el tema lo que si ha calado es toda la opinión adversa hacia el mundo judío difundida a través de los tiempos y hasta época reciente (final de la dictadura franquista) desde diferentes instancias de poder (político, iglesia católica, etc.). La lengua cotidiana está impregnada de referencias negativas hacia lo judío.

La hostilidad latente amasada desde la expulsión, por una pirueta en la que intervienen diversos factores , en época reciente se focaliza en Israel. Sin distinciones entre israelí, judío, hebreo y con amplio desconocimiento general sobre el surgimiento de ese nuevo  país (a  la vez  antiquísimo lugar base de la historia de occidente) y su historia próxima ya a los 70 años.

No hace mucho , sorprendían los resultados de una encuesta entre alumnos que mostraba un creciente antijudaísmo a pesar de lo improbable de encontrarse con un judío en España, dada su minoritaria presencia (40.000) debido a razonas históricas derivadas del decreto de expulsión de 1492 y la actuación de la Inquisición.

Cambiar estas actitudes hostiles hacia el mundo judío pasará por disolver la ignorancia y los prejuicios difundidos y abordar eficazmente no sólo de forma privada (las mencionadas asociaciones culturales y entidades judías) sino de forma oficial la tarea eliminar las palabras negativas derivadas del periodo inquisidor  y también sería de desear que las informaciones que se transmiten en diferentes medios fueran más contrastadas y objetivas. Hay otro aspecto a tener en consideración  que es la objetividad de las informaciones en los libros de texto. Algunas , como la que a continuación expongo contribuyen al sostenimiento de la hostilidad  hacia el mundo judío que puede dar pistas sobre los resultados de la encuesta mencionada.

Pocos de los actuales  alumnos de secundaria  distinguen entre hebreo, judío o israelí , y es posible que pocos sepan encontrar en un mapa con rapidez Israel o sepan algo sobre el origen de este país ; incluso la Soah les resulta un tema todo lo más de película pero no reconocido como hecho reciente de la historia europea del siglo XX. A pesar de esta ignorancia o más bien tal vez debido a ella la hostilidad se sigue filtrando

En un libro de Geografía de 3º de la ESO[1] que utilizamos como libro de consulta , aparecen en diversos temas unos recuadros con el título común “Derechos Humanos”. En uno de ellos, en el tema Materias primas, energía y agua, aparece con el título “¿Guerras por el agua?” y bajo una foto del embalse de agua dulce del Valle de Netofa (Israel), el siguiente texto:

Después de la Guerra de los Seis Días que tuvo lugar en 1967, Israel ocupó los territorios palestinos de Gaza y Cisjordania. A raíz de esta ocupación más del 75%  del agua disponible en la zona se extrae para uso israelí, y se ha prohibido a la población palestina la apertura de nuevos pozos. El consumo medio israelí de agua es de 400 m3 anuales , mientras que el consumo palestino ronda los 80 m3.

A principios del siglo XXI Israel inició la construcción de un muro que separa Israel y Cisjordania, entonces bajo soberanía Palestina. El motivo esgrimido por los israelíes era la necesidad del muro para defender su territorio de los ataques palestinos. Pero, a la vez, Israel se asegura así el control de los recursos hídricos, pues el muro sigue en varios puntos de su trazado los acuíferos de la zona que quedan en el lado israelí”[2].

Después de esta “información” se invita al alumno a reflexionar y responder a dos cuestiones:

  • ¿Por qué el agua es un recurso tan necesario en la zona? .
  • ¿Qué opinas de la apropiación del agua por Israel?.

Es difícil encontrar un texto tan burdo con el agravante de que va dirigido a alumnos de secundaria. Tras leerlo ,lo más seguro es que los  alumnos saquen  la conclusión de que Israel hizo una guerra para quedarse con el agua de los palestinos.

El alumno carece de información para poder responder a la primera pregunta. En la segunda al incluir ya “apropiación del agua por Israel” dirige la respuesta del alumno en una única dirección . El encuadrar el texto en Derechos Humanos conlleva a incluir a Israel entre los contrarios a tales derechos.

Este texto es un ejemplo de lo que contribuye a crear opinión adversa hacia el mundo judío y en particular hacia Israel. Frase a frase es venenoso:

  • Primero el texto no informa de que esta guerra se inicia por el bloqueo de Egipto del paso de Tirán que daba acceso a la marina israelí al golfo de Akaba y de que en contra de Israel participan además de Egipto  Jordania y Siria e Irak ,contando con el apoyo de  Kuwait ,Arabia Saudí, Sudán y Argelia. No dice que fue el primer intento árabe de importancia  desde 1948 para destruir Israel.
  • La “apropiación” del agua por parte de los israelíes más que información  es un afirmación falsa si vemos los datos de la mejoras en el sistema hidráulico que se llevaron a cabo en los años siguientes a 1967 , de la apertura de nuevos pozos que mejoraron el suministro de los pueblos de Cisjordania.
  • No se hace mención de la problemática de la zona en relación con el agua , ni de las sequías padecidas en  los setenta y ochenta del siglo pasado en toda la zona que redujeron  sus reservas. El agua del Jordán y del Mar de Galilea descendió a niveles críticos. La situación se agravó aún más en los noventa. En estas condiciones  la restricción a la apertura de nuevos pozos parece ser que tenía la función de evitar la filtración de agua salina.
  • Han habido acuerdos recientes acuerdos para abordar aspectos del problema del agua entre Israel, Jordania y la Autoridad Palestina que no se tienen en cuenta.
  • Los datos del consumo de  medio de agua sin referencia al desarrollo agrícola e industrial diverso que tienen unos y otros contribuye a crear  opinión adversa hacia los israelíes.
  • El salto que da de 1967 al siglo XXI sin mediar explicación  refuerza la idea de la  maldad israelí que además de quitarles el agua pone muros cerrando el paso a los palestinos a los recursos hídricos.

Esta perla de objetividad del mencionado manual de secundaria en uso en la Comunidad Vasca  no contribuye a mejorar las estadísticas del antijudaísmo por nuestra área.

Creo que debiera abordarse de forma oficial la depuración del leguaje hostil y de las informaciones tendenciosas en  las publicaciones , al menos de uso en enseñanza  y en medios oficiales.  De algún modo en territorio MEC y en todas la comunidades debiera haber una comisión o equipo asesor que elimine de los textos las connotaciones lesivas .

Begoña de Prado
Tarbut Getxo

 


[1] GEOGRAFÍA 3 ESO, Zubia Editoriala S.L./ Santillana Educación , S.L., Etxebarri (Bizkaia) , 2007.

[2] Libro de Texto citado, p. 191.