Tribuna

El escándalo del Premio Samuel Toledano 2014

Por Santiago Trancón Pérez.
El premio en español de este año ha sido otorgado a un libro de Ilia Galán sobre Sem Tob de Carrión. Denuncié en el periódico Aurora de Israel que este libro no sólo no se ajusta a las bases del premio, sino que su contenido resulta ofensivo para el propio Sem Tob y para cualquier estudioso o defensor de la cultura judía y sefardí. Así se lo expuse al coordinador del premio, Abraham Haim, en una larga carta, el 27 de julio pasado. Tardó un mes en contestarme excusándose porque “no manejaba el ordenador”, y pasaba toda la responsabilidad a un Jurado “independiente e imparcial”. Después de casi otro mes de dudas, en que al parecer pensó en rectificar, Abraham Haim decidió seguir adelante, seguramente porque se convenció de que yo no me atrevería a hacer pública la denuncia. Lo hice el pasado 12 de octubre en un artículo del que se defendió torpemente Ilia Galán sin responder a ninguno de los argumentos que yo exponía y en el que acaba informando sobre la implicación de Galán en la organización de un acto antisemita a favor de la III Flotilla Rumbo a Gaza en 2012.

 

Aclaré y concreté en un nuevo artículo las razones por las que consideraba un escándalo el libro, la actitud del premiado y la decisión del Jurado. La contestación fue la publicación de un comunicado del Jurado a través del boletín eSefarad en el que justificaba su dictamen con vagos argumentos carentes del más mínimo rigor intelectual. Cuando ya parecía colmada mi sorpresa, el pasado 27 de octubre Abraham Haim expone a la prensa que “los Premios Toledano serán entregados este año "de forma discreta" en señal de recuerdo a los 70 civiles y militares israelíes que murieron en la guerra con Gaza el verano pasado asesinados por el grupo terrorista Hamás”. Añade que la decisión de “no celebrar la tradicional ceremonia” de entrega de los premios la tomaron los organizadores al “verse sorprendidos” por esta guerra. Nunca pude imaginar mayor cinismo ni mayor inmoralidad que la de utilizar a las víctimas de esta guerra para encubrir algo que nada tiene que ver con ellas, sino con un intento de confundir y eludir de responsabilidades.

Son tantas las irregularidades cometidas en este Premio que, por increíbles, pueden volverse en contra del denunciante. Soy consciente de este riesgo, pero es mayor el deber que tengo de exponerlas, con la esperanza de que alguien exija responsabilidades y evitar así que se repitan en el futuro. Dejo de lado todo lo referente al libro y su deplorable contenido (ver los artículos de publicados en Aurora y en eSefarad) para destacar los aspectos más llamativos de este escándalo. Lo haré formulando unas preguntas a las que debiera responder en primer lugar Abraham Haim, que creo es el máximo responsable de lo sucedido.

  • ¿Qué tienen que ver las víctimas de Gaza con la suspensión del acto de entrega del premio? ¿Cuántos actos culturales se han suspendido en Israel basados en el mismo argumento? Si lo que se quiere es denunciar el terrorismo de Hamás y recordar a las víctimas, ¿por qué no se utiliza el acto para hacerlo, leyendo un comunicado y realizando en él un minuto de silencio, por ejemplo? ¿No sería esto mucho más eficaz? ¿Y por qué nombrar sólo a las víctimas israelíes y no a todas las víctimas inocentes, incluidas las palestinas, haciendo hincapié en que muchas de ellas lo fueron a consecuencia de los actos terroristas de Hamás?
  • ¿Qué es eso de suspender el acto, pero al mismo tiempo organizar otro acto de entrega el día 9 de noviembre en un hotel de Jerusalén, y otro en Madrid? ¿Se suspende uno y se celebran dos? ¿A quién se pretende engañar con esta burda maniobra?
  • La decisión del Jurado especial de tres miembros que ha otorgado el premio al libro de Galán, ¿la comparten los 13 miembros del Jurado oficial? ¿Han sido informados suficientemente el presidente, Yitzhak Navón, o los familiares de Samuel Toledano, Mauricio y Mira Toledano? ¿Asumen la decisión del Jurado?
  • El Jurado nombrado ex profeso, ¿ha leído todos los libros presentados al premio? ¿Cuántos eran? ¿Por qué no hace pública su lista para que podemos comprobar que el libro premiado reunía al menos tantos méritos como los otros presentados?
  • ¿Cómo puede el Jurado no haber detectado la impostura del autor de libro, que afirma ser “columnista habitual de El País” y que “trabaja en Harvard University”, siendo falso, o que ha participado en la organización de un acto antisemita como el de la III Flotilla? Todo esto lo sabía Abraham Haim.
  • ¿Por qué el Jurado sale en defensa de Galán diciendo que “es un poeta y filósofo español que sintoniza con las ideas del autor medieval Sem Tob”, cuando su ideología y su actitud están en las antípodas de lo que hoy piensa cualquier simpatizante del judaísmo o sea defensor de nuestro pasado hispanojudío? ¿Cómo pueden dejar pasar sus afirmaciones sobre Hitler, al que llama “gran personaje de la política” y “gran dirigente”? ¿Cómo pueden aceptar que convierta a Sem Tob en una especie de apologeta del cristianismo, además de un mentiroso y un adulador?

Preguntas y más preguntas que no sólo Ahraham Haim debiera responder, sino algún otro representante de los miembros del Jurado oficial que, con su silencio, pudiera acabar encubriendo este error, en el que seguramente nada tiene que ver. Para los estudiosos que todavía creemos en la honestidad intelectual y estamos comprometidos con la búsqueda del conocimiento del mundo judío y sefardí, los hechos que aquí denuncio son profundamente decepcionantes y nos hacen comprobar que, desgraciadamente, la corrupción y la impostura no son sólo patrimonio de nuestro país. Estaría bien que algún periodista de Israel investigara todo esto y exigiera claridad y transparencia. Al fin y al cabo, el Premio Samuel Toledano no es un certamen clandestino, sino público y, como tal, sometido a un mínimo control democrático.

 

Más información en:

http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Mundo_Judio/60743/

http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Cultura/60952/

http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Opinion/60902/

http://esefarad.com/?p=59327

 

Santiagro Trancón Pérez