VALLADOLID

Carta de bienvenida del presidente de Tarbut Valladolid

Bienvenidos a Tarbut Valladolid


Mi nombre es Álvaro Luis Rodríguez, presidente de la delegación de Tarbut Sefarad en Valladolid.


Habrán leído arriba que Tarbut Sefarad es una red de personas y colectivos que trabajan por la difusión de la cultura judía tanto en España como fuera de ella.


Desde Tarbut Valladolid queremos alcanzar este objetivo desde dos ámbitos principalmente. En primer lugar nos centramos en el estrictamente académico. En la línea abierta por autores como Américo Castro entendemos esencial en el desarrollo de España el proceso de  integración y absorción de los conversos dentro de la cultura dominante peninsular. Desde la escuela de hebraístas de Salamanca con ilustres descendientes de conversos como Fray Luis de
León, pasando por Teresa de Ávila, Juan Luis Vives, o a través del análisis del problema de la honra en el S XVII el judaísmo cruza como un eje transversal el desarrollo español. Es nuestro objetivo estudiar ese eje, sus características y consecuencias.


En segundo lugar el judaísmo representa una superación de la individualidad en el otro. La realización en el otro es de hecho, la trascendencia del ente hacia el ser único. No es un acto de bondad sino un deber moral e incluso una tendencia ontológica que deviene en ética. Además implica la realización de las simples ideas en actos concretos. Es por ello que nuestra segunda línea de actuación tendrá un carácter social y abierto.


La labor es inmensa. He de decir, honradamente que cuando ya hace algunos años el Doctor Mario Sabán me propuso formar parte de su equipo decliné su invitación. No solo no me sentía capaz, sino que no encontraba nada que me hiciese digno de ello.


Hoy día sigo sin encontrarlo y probablemente sea porque no hay ninguna lógica en buscarlo. Nuestro objetivo, entendemos, no ha de ser acumular méritos que nos justifiquen sino ser la puerta para que otras personas crucen, o ser la pluma con la que escriban. Ser un objeto, además de un sujeto, o mejor, las dos cosas al tiempo. Así planteamos nuestro trabajo dentro de Tarbut Sefarad, y esos serán, por tanto, los principios rectores de nuestra acción.


Tarbut significa cultura. Pero no una cultura muerta, arisca y odiosa que hay que conquistar con sufrimiento para aprobar un examen. El campo semántico de la palabra hace referencia a una forma de vida destinada no solo a la suma de conocimientos, sino también al hacer crecer el conocimiento. El simple hacer crecer del agricultor en el campo, eso es Tarbut. La acción y efectos de dicha acción. No se refiere a un saber acumulativo, sino a la sencilla experiencia
vital, a la vida sin más.


Desde Tarbut Valladolid nos gustaría invitarles a realizar este viaje con nosotros.


Un saludo


Álvaro Luis Rodríguez Sanz