ZAMORA

Zamora, la bien nombrada

Crónica de Mara Aranda [Valencia]
Me fui el miércoles, atravesando la piel de toro de Este a Oeste, siguiendo el romance de Blas de Otero que dice que: Allá en Castilla la Vieja / un rincón se me olvidaba, / Zamora había por nombre, / Zamora la bien cercada. Allí ha tenido lugar durante los días 3,4 y 5 de julio un congreso que ha llevado por título: "Reencuentro e historia de la aljama de Zamora". Estuvimos con Alberto Jambrina, gran músico, que era uno de los co-organizadores del congreso, ensamblado entre América, por el profesor Jesús Jambrina (Vitervo university) y España.

A Jesús le debemos, además del hecho mismo de la organización del congreso, sus innumerables atenciones con todos los asistentes y su buen hacer que hizo que finalmente el señor Abraham Haim, presidente de la Comisión Cultural del Consejo de la Comunidad Sefardí de Jerusalén, le comparara con una ‘antorcha’, en el sentido de esa luz grande que alumbra. Suscribo sus palabras y, con ellas, aprovecho para expresarle también mi gratitud por su gran esfuerzo y entrega durante estos días pasados y otros que se que vendrán.

Tuvimos en la recepción del grupo de asistentes un concierto de Jambrina y Madrid Folk, increíbles!, en El Jardín de la Horta del Hotel NH Palacio del Duero, donde se celebró el congreso y, además, nos alojamos. Precioso, junto a las piedras antiguas de la iglesia románica del siglo XII Santa María de la Horta. También hubo coctel de bienvenida y degustación de vinos y quesos zamoranos auspiciado por Bodega Estancia Piedra y la quesería artesanal Vicente Pastor. Al final de la noche ya nos habíamos saludado prácticamente todos los asistentes y creado un clima de armonía que se prolongó durante todo el fin de semana del congreso.

Tuvimos una conferencia inaugural a cargo del Dr. Abraham Gross, Ben-Gurion University. “Zamora: el centro de estudios judíos más importante de España en el siglo XV”. A continuación, el Lic. Emilio Fonseca Moretón nos habló de las “Viviendas de judíos y conversos en la raya de Castilla y León" aportando interesantes muestras gráficas al respecto con las que quedó estupendamente ilustrada su ponencia; la Dr. Judith Cohen, de la cual admiro su grandísimo trabajo de campo en torno a la música sefardí y le alabo su bendita memoria que hace que sea una excelente comunicadora involucrando elementos de sus estudios y sus aptitudes naturales para la transmisión de esos conocimientos, nos habló en su ponencia de los “Ecos de las tradiciones musicales de los Cripto-Judíos de la raya” y también, en la última jornada, nos ofreció un excelente concierto.

Se sucedieron las del Lic. y director de Tarbut Madrid, José Manuel Laureiro, “Carçao: recuperación de la historia judío sefardí”, que en todo momento recordó la importancia de constatar los datos con evidencias en el nivel de investigación en el que trabajan tanto él como su esposa, Anun Barriuso, que nos emocionó profundamente con sus convicciones que movieron caminos y piedras para recuperar su ascendencia judía, hasta el día de hoy; trabajos que se han visto reflejados vertiendo los resultados en conferencias, libros, etc. Anun Barriuso, nos habló en su ponencia de “El norte de Sefarad”.

Genie Milgrom, de la Sociedad genealógica judía de Miami habló de “Linajes cripto-judíos con raíces en Fermoselle” y nos contó el largo camino recorrido en archivos hasta remontarse 22 generaciones atrás, abuela tras abuela, hasta topar con sus origenes judíos en Fermoselle (Zamora).

También María Antonia Muriel Sastre nos acercó la vida de un importante personaje en sus “Apuntes genealógicos sobre la vida de Alfonso de Zamora (1474- circa1547)” y Carlos Zarur, candidato a doctor por la universidad de Sao Paulo nos deleitó en todas sus intervenciones con su fluida oratoria y sus amplios conocimientos en torno a la genealogía hebrea principalmente, dejándonos una primera intervención con “La conexión Zamora-Alepo” y más tarde una segunda con el tema de "La disección de judaísmo sefardí: el juego de poderes y el mal uso de la nomenclatura".

Otras importantes conferencias fueron la del Lic. Alfonso Ramos de Castro: "Recuperación del pasado judío de Zamora y esfuerzos por la convivencia"; también una conversación con Dr. Ruth Behar de Universidad de Michigan- Ann Arbor.

El Dr. Abraham Haim, Consejo de la Comunidad Sefardí de Jerusalén nos contó de “La fiesta judía de Las Cabañas (Sukot) celebrada a la orilla del río Cea (cerca de Benavente) según El Quijote; Elizabeth Koza, candidata a doctora, State University of New York-New Paltz lo hizo de “Converso Identities in Late Medieval Spain: Intermediacy and Indeterminacy”; Santiago Trancón, escritor: “Huellas judías en El Quijote: Miguel de Cervantes, un judío converso de origen leonés”.

El Dr. Mario Saban, presidente de Tarbut Sefarad, con una muy buena oratoria también, absolutamente amena, divertida y extraordinariamente comprimida en su sentido fundamental de transmisión de “Los movimientos místicos en la España en la época medieval”.

El Dr. Leandro Rodríguez, Universidad de Lausana, presentó su ponencia, también en un tono muy ameno: “La traducción de la biblia de Alba, hecha por el rabinoRabino Mošé Arragel (¿?-1493)”.

Y, por último, Virginia Labrador Martín, candidata a doctora, Universidad de Valladolid, nos pusó al corriente de la situación de “La educación judía en Castilla: las Taqqanot de 1432” , recibiendo una larga ovación por parte de todo el público asistente.

Visitamos también el Castillo de Zamora presentada por Francisco Somoza, restaurador y una de esas personas que aman tanto lo que hacen que te hacen amarlo. Sinceramente una experiencia inolvidable el recorrido por el castillo, con la noche cercándonos lentamente hasta anochecernos completamente mientras nos contaban uno a uno los secretos en la reconstrucción del mismo, así como su historia, sus diferentes funciones y algunos ‘secretos’ que esconden las marcas de sus piedras.

Visualizamos el video confeccionado por Jesús Jambrina y Alfredo Alosno, en la mañana del último día del congreso. Ana Pedrero, periodista, estuvo realizando asimismo un resumen de las distintas ponencias, lo que supone un exhaustivo seguimiento de un ciclo que pretende recuperar la memoria histórica de Zamora en el mundo de Sefarad.

Paseamos por las juderías Vieja y Nueva con los compañeros venidos desde todas partes del mundo: diferentes provincias de España, Israel, Estados Unidos, Canada, Suiza y México, nos conocimos y conocimos una parte importantísima del pasado de esta ciudad amable y amante de sus huéspedes. Todos los zamoranos con los que pude hablar me preguntaron lo mismo: ‘y qué piensas de los zamoranos’… me hicieron sentir como en casa, de verdad.

Y de Zamora, aún no la había dejado atrás y ya tenía ganas de volver, y volveré, vaya si volveré.

“El Duero. Las aceñas de Zamora.
El cielo luminosamente rojo.
Compañeros. Escribo de memoria
lo que tuve delante de los ojos.”

Blas de Otero